estamos pensando...

Deus ex machina

Una deidad robótica es el último invento de Silicon Valley

2017-10-08 10:05:22

Way of the Future, un grupo religioso fundado por Anthony Levandowski, quiere crear una deidad basada en inteligencia artificial para el bien de la sociedad

Según algunos futuristas también se podrá alcanzar la inmortalidad digital, guardando la información de nuestro cerebro en máquinas

Olivia Solon, theguardian/eldiario.es, 30/09/2017

Anthony Levandowski es el ingeniero que está detrás de la nueva organización religiosa. YouTube

En un mundo en el que ya conviven motos que se sostienen solas y coches sin conductor, tiene sentido que el próximo proyecto de un ingeniero de  Silicon Valley sea fundar una organización religiosa que venere la inteligencia artificial.

Anthony Levandowski, que se encuentra en medio de una  batalla legal entre Uber y Waymo –la compañía de Google que desarrolla coches autónomos–, ha establecido Way of the Future (El camino del futuro) una corporación religiosa sin ánimo de lucro, según ha destapado la publicación  Backchannel de Wired gracias a documentos de registro estatales. La llamativa misión de Way of Future es "desarrollar y promover la materialización de una deidad basada en inteligencia artificial, y contribuir a la mejora de la sociedad a través del entendimiento y la veneración de la deidad".

Levandowski fue el co-fundador de la compañía de camiones autónomos Otto, que Uber adquirió en 2016. Fue  despedido de Uber en mayo entre rumores de haber robado secretos industriales de Google para desarrollar la tecnología de conducción autónoma de Otto. Tiene que estar bastante agradecido de haber registrado este plan B religioso en 2015.

La religión va de la mano de los avances tecnológicos

El equipo de Way of the Future no ha respondido a peticiones de información adicional sobre su propuesta de un benevolente jefe supremo de inteligencia artificial, pero la historia indica que la tecnología y los descubrimientos científicos siempre han definido la religión, desechando antiguos dioses y dando luz a nuevos.

Como indica el autor Yuval Noah Harari: "Es por esto que las deidades agrícolas eran diferentes a los espíritus de los recolectores, por la misma razón que la mano de obra industrial y los campesinos fantaseaban sobre paraísos distintos, por lo que es más que probable que las tecnologías revolucionarias del siglo XXI engendren movimientos religiosos sin precedentes antes que revivir creencias medievales".

Las religiones, argumenta Harari, tienen que estar al día con los avances tecnológicos o se vuelven irrelevantes, incapaces de responder o entender los dilemas ante los que se enfrentan sus discípulos.

Una alternativa a las religiones tradicionales

"La Iglesia hace un pésimo trabajo cuando intenta acercarse a la gente de Silicon Valley", reconoce Christopher Benek, pastor en Florida y presidente fundador de la Asociación Transhumanista Cristiana.

Mientras tanto, Silicon Valley ha buscado consuelo en la tecnología y ha desarrollado conceptos casi religiosos como la "singularidad", la hipótesis de que llegará el momento en que las máquinas serán tan inteligentes que superarán todas las capacidades humanas, dando lugar a una inteligencia sobrehumana que será tan sofisticada que será incomprensible para nuestros pequeños cerebros.

Para futuristas como Ray Kurzweil, esto significa que seremos capaces de guardar copias de nuestros cerebros en estas máquinas, alcanzando la inmortalidad digital. Otros como Elon Musk y Stephen Hawking avisan de que sistemas así presentan una amenaza para la existencia de la humanidad.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

Otras noticias relacionadas

humor.corto

—¿Nos hacemos unas vacaciones pagadas, alcalde? —Vale, Héctor, a Cataluña. Me han hablado de una colección Bassat. —Que venga el gerente de Lienzo Norte y entre los tres seleccionamos las obras.

Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto