En la imagen de portada se muestra el 1º premio del Certamen: «El alma desnuda». Autor: Jesús Gascón Bernal.

 

Con este primer Certamen Fotográfico, en la Asociación Cultural Ávila Abierta nos hemos querido aproximar al mundo de la imagen, pero desde un punto de vista poco habitual: solicitar a los participantes que las fotografías que presentaran tuvieran un significado profundo, desplazando el concepto de imagen descriptiva hacia el de la imagen metafórica o que tuviera un doble sentido.

Somos conscientes de que es mayor la exigencia creativa, pero es más gratificante el resultado, tanto para los creadores como para los observadores. Solicitar que la fotografía disponga de un discurso interno, de una narrativa que dé respuesta a un título paradójico, es añadir un plus de complejidad, pero estamos seguros de que ese reto es el territorio más fecundo de la creatividad, y donde los creadores, después del lógico esfuerzo, suelen crecer; sin despreciar, por otra parte, el inmenso placer que el logro de la fotografía resultante proporciona.

Consideramos que la calidad formal y estética son elementos que deben formar parte de una buena fotografía, pero en este Certamen tratábamos de poner énfasis en el discurso interno de la imagen, en el sentido; esta es la razón por la que se eligió el lema del Certamen: “Ávila, arqueología de un sueño”. Con este detonante se pretendía hacer una sugerencia: la posibilidad de fundir un elemento como es la arqueología, que sustancialmente trata de buscar, rastrear, remover, excavar en la profundidad de la tierra, con otro elemento que son los sueños en su sentido de idealización, de ensoñación, con lo que esta tiene de romper las reglas de la realidad, y así resignificar lo cotidiano.

2º Premio: «Donde las piedras hablan». Autor: Eduardo Mayorga Sánchez

Por otra parte, en Ávila Abierta no olvidamos que son ingredientes importantes de la cultura el gozo sensorial e intelectual, el hecho de compartir una actividad (en este caso el producto de la creatividad), el juego, y el pensamiento crítico. Con este certamen también se tenía la intención de proponer una actividad que fuera una síntesis de los elementos anteriores, a la que añadir una pizca de desaprendizaje del costumbrismo, al que se nos convoca con mucha frecuencia en esta ciudad.

Los miembros del jurado fueron elegidos entre profesionales y profesores del sector fotográfico de nuestra ciudad, y, obviamente, fueron informados de la naturaleza y finalidad de este concurso. Los miembros del jurado son:

Jorge Otero López, profesor de Fotografía en la Escuela de Arte y Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Ávila

Eulalia Martínez Arias, profesora de Fotografía en la Escuela de Arte y Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Ávila

Fernando Román Fernández, fotógrafo profesional que realiza su trabajo en el ámbito de la documentación fotográfica.

sdr

Miembros del jurado

Una vez reunidos, abrieron los sobres y comprobaron que las condiciones de las bases del Certamen se cumplían en todos los casos. Analizaron y deliberaron sobre las fotografías presentadas y, finalmente, tomaron las decisiones que tenían atribuidas como jurado. Posteriormente abrieron las plicas para identificar a los participantes ganadores.

Las fotografías que han resultado ganadoras, según consta en el Acta que se levantó al terminar la sesión del Jurado, son:

Modalidad A:

No se ha presentado ninguna fotografía en esta modalidad.

Modalidad B:

Primer premio: “El alma desnuda”, presentada bajo el seudónimo de ESCUTOIDE. Autor: Jesús Gascón Bernal.

Segundo premio: “Donde las piedras hablan”, con el seudónimo MASABU. Autor: Eduardo Mayorga Sánchez.

 

El conjunto de fotografías recibidas se mostrarán en la sala de exposiciones de la Biblioteca Pública de Ávila (Plaza de la Catedral, nº 3), entre los días 9 y 23 de enero de 2019, en horario de apertura al público.

 

Para terminar, en Ávila Abierta estamos satisfechos de la realización y culminación de esta actividad. Suponía un reto plagado de incertidumbres y complejidades, pero, después de todo, ha contribuido a que las personas que han participado se hayan transformado en arqueólogos por unos instantes y hayan excavado en sus sueños sobre la ciudad de Ávila. El resultado ha sido francamente meritorio y gratificante, como se podrá observar en la exposición de la Biblioteca Pública. Ha sido una experiencia intelectualmente rica y sensorialmente gozosa.

Gracias a todos, participantes y lectores. Les esperamos en la mencionada exposición fotográfica o en el próximo Certamen.

 

José Antonio Navarro, Presidente de Ávila Abierta