«El Estado está de rodillas ante las élites»

El economista Andrés Villena acaba de publicar ‘Las redes de poder en España: Élites e intereses contra la democracia’. En esta entrevista nos cuenta cómo surgen esas élites, cómo se mantienen y nos da nombres y apellidos de los que desde bambalinas mueven los hilos de la economía del país.

Fotografía de portada: Andrés Villena, autor de “Las redes de poder en España: Élites e intereses contra la democracia”.  23/06/2019 Por Agnese Marra para Público

https://www.publico.es/economia/entrevista-andres-villena-rodillas-elites.html

Andrés Villena se explica dibujando grafos de redes. En su memoria crece una lista infinita de árboles genealógicos que garabatea mientras habla. Cinco años de trabajo detrás. Idas y venidas al BOE, al Congreso, cartas a Hacienda, hemeroteca -mucha hemeroteca- y más de una pelea con su director de tesis. Todo ello acabó en este libro: “Las redes de poder en España: Élites e intereses contra la democracia”.

En este trabajo este sociólogo/economista/periodista se atreve a mirar de frente, de lado, boca arriba y boca abajo a los que mandan. Mirar a los que no suelen ser mirados, a los que no están acostumbrados a dar explicaciones. Tampoco se las pide: pone su lupa, los estudia y describe. Todo ello con una serie de fórmulas matemáticas de por medio, que nos ahorraremos.

Interesado en los aspectos sociológicos del 15M en 2011, Andrés Villena acabó paradójicamente dedicando su tesis doctoral a la configuración de las redes elitistas en España, es decir, todo lo contrario. Mirar a los de arriba le llevó a analizar…

A estudiar las relaciones entre 70 altos cargos del PSOE cuando Zapatero llegó al gobierno en 2004, y otros 70 del PP del gobierno de Rajoy de 2012.
Las conexiones aparecieron rápido. Altos funcionarios de ambos partidos que habían estudiado juntos, habían coincidido en consejos de administración, que saltaban de la empresa al Estado como niño jugando en el charco. El poder en forma de red y de pensamiento gregario, que se mueve por espacios muy alejados del congreso o a los ministerios: el palco del Bernabéu, el club de tenis, los consejos de administración de empresas, y claro, las academias de oposición. Allí empieza todo.

“Falta otra economía política o ciencia política que no diferencie entre Estado y mercado sino que entienda la estructura de poder como una red. Estado-mercado y judicatura-congreso forman una red muy compleja en la que la gente circula continuamente para mantenerse”, dice el autor. De su mano empezamos este viaje de ascenso a las elites que mandan en España.

«El cuerpo»

Acceder a altos cargos de la administración supone superar una oposición complicada, y la academia que te prepare puede ser el trampolín hacia el poder. Allí comienza lo que Villena llama la “meritocracia de los contactos”. “Si tienes una buena procedencia y una afinidad ideológica, la dinámica de las academias hace que los cuerpos de élite antes de que formes parte de ellos, ya te empiecen a captar con sus preparadores. Así comienza una cadena de favores que luego tienes que devolver. Los abogados del Estado, los tecos (economistas del Estado), los diplomáticos, los inspectores de hacienda funcionan así. Son endogámicos, muy corporativistas, y el espíritu de cuerpo que tienen es muy potente. Suelen hablar en tercera persona y el sujeto es ‘el cuerpo’, te dicen ‘el cuerpo te puede ayudar’, y frases por el estilo”.

Tal y como lo describe parece casi una secta…

No se puede decir que sean como una secta porque no es secreto sino discreto. El cuerpo es un sujeto formado por todos los que te pueden ayudar y a los que debes ayudar. Tienen confianza personal, comparten valores, puntos de vista y creencias, comparten una conciencia de clase en la que apenas hay diversidad ideológica.

Aquí los ejemplos: “La gloriosa”, la promoción de abogados del Estado de 1996, de la que salió Iván de la Rosa, el marido de de Soraya Saenz de Santamaría. Un grupo de 20 altos funcionarios que han pasado por los cargos más altos del Estado y la banca española.

“Cuando ellos se mueven del Estado hacia la empresa privada, los lazos se estiran y se forman las redes. Siguen conectados en otros ámbitos y eso supera la teórica separación de poderes. En principio dices el poder Ejecutivo está separado del Legislativo y del Judicial. Es cuestionable, legalmente sí lo está, pero el poder económico está aquí -dibuja más gratos de redes- y al final hay muy poca separación de poderes. Lo que vemos son unos canales de entrada y salida de personas con mucha información”.

“Nuestros políticos tienen sentido de Estado privado”

Hablábamos de las academias y de sus preparadores -“mucho más importante que un director de tesis”, nos aclara el autor-. Y aquí más ejemplos: el preparador de la ministra de Hacienda, Nadia Calviño, fue Román Escolano, el ministro que la precedió durante tres meses justo antes de la moción de censura de Mariano Rajoy: “Escolano ha pasado por FAES, BBVA, el Banco Europeo de Inversiones, fue asesor de Aznar… Así vemos cómo cambia un gobierno pero la economía del país continua controlada por dos personas que piensan muy parecido”.

La relación entre el preparador y alumno a veces te puede llevar hasta la vicepresidencia del país. Fue el caso de Soraya Saenz de Santamaría y Eugenio López, su preparador, muy próximo a Rajoy, y quien propuso a su pupila como mano derecha del ex presidente. Años más tarde Soraya Saenz de Santamaría nombró a López, Abogado General del Estado.

Parece que hubiera un clasismo en estas oposiciones cuando teóricamente puede acceder todo el mundo.

Los que se presentan es gente muy preparada, brillante, eso hay que dejarlo claro. Pero también es cierto que una buena parte de ellos son hijos de altos funcionarios. Para dedicarse por completo a estudiar alrededor de cinco años y pagarse este tipo de academias hay que tener dinero. En los años setenta Armando de Miguel decía que era más fácil que un campesino acabara de presidente del Banco Popular que de economista del Estado. Desde entonces algo ha cambiado, pero continúa siendo muy clasista y endogámico.

La tecnoestructura: de «la nobleza del Estado» y sus puertas giratorias

Una vez pasadas esas oposiciones y siendo ya miembros del cuerpo, estos altos funcionarios pasan a ser parte de la tecnoestructura, un concepto que vertebra el libro de Villena.

Explíquenos en qué consiste la tecnoestructura

Es un concepto de los años cincuenta de John K. Galbraith y se refiere al alto funcionario del Estado. Cuando gobiernas es como conducir un coche, y la tecnoestructura es el mecánico que vas a necesitar para cada imprevisto. No ha habido un gobierno español que no haya pilotado un ministerio sin ellos, tienes que estar asesorado jurídicamente, conocer las consecuencias de una reforma fiscal, litigios con empresas, etc. Son imprescindibles.

Villena nos dice como por un lado los gobernantes quieren perpetuarse en el poder, y a su vez este alto funcionariado también quiere mantener sus privilegios, imponer su razón, y su ideología. “Se genera un combate entre el gobernante que dice que quiere expandir el presupuesto, y el técnico que le dice que no hay dinero para eso, que no se puede trasladar el dinero de una partida a otra por razones jurídicas. La tecnoestructura defiende sus intereses mejor que nadie. Y uno podría pensar que es pública, pero no. Cuando las grandes empresas pueden contratar a estos técnicos por cifras millonarias y pasar toda la información que tienen del Estado a las empresas, lo que hacen es defender un Estado privado”.

Son las llamadas puertas giratorias

Creo que los periodistas no hemos sabido explicar bien el concepto y sobre todo las consecuencias de las puertas giratorias. En principio si un funcionario quiere pasarse a la esfera privada, poco podemos decir, nos parecerá más o menos ético, pero está en su derecho. Lo grave es todo lo que hay detrás, que es una lógica del expolio. La razón por la cual los ministerios nos hacen daño, reducen el empleo, nos precarizan, tiene que ver con el hecho de que haya una élite empresarial capaz de contratar a una abogada del Estado como Saenz de Santamaría por una cifra millonaria. Tienen tanto dinero que al final estas empresas se convierten en propietarias de una parte del Estado. Compran a la inteligencia jurídica, fiscal, y económica estatal, a todo ese talento. Eso es muy peligroso porque tenemos un montón de limitaciones para tener una democracia, no ya plena, sino bastante desarrollada con un Estado que está de rodillas ante las élites.

“Las puertas giratorias tienen la lógica del expolio”

Otro ejemplo: El ex ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pierde en 2004 las elecciones y monta una asesoría para que las empresas y los ayuntamientos afines paguen el mínimo de impuestos posibles. Sigue Villena: “Montoro le otorga a las empresas todos su conocimientos como ex ministro de Hacienda, y no contento con ello, en 2012 vuelve a ocupar el mismo ministerio. Esta es la tecnoestrucura de la que hablo, no solo limita la acción de los políticos sino que vemos como hay una similitud ideológica entre los grandes directivos privados y públicos”.

Dice que la tecnoestructura se caracteriza por un pensamiento gregario, que la economía nunca ha sido de izquierdas en España

La transición española coincidió con el triunfo del neoliberalismo. Tenemos una generación de economistas que se han formado con la idea de que el mayor peligro era la inflación porque una inflación alta era sinónimo de un país bananero. Por el desempleo no había que preocuparse que ya se ajustaría solo. Miguel Angel Fernández Ordóñez (MAFO) afirmó, orgulloso, en un libro del año 2003 que el PSOE fuera el partido que más empresas públicas había privatizado. La generación de MAFO y posteriores identifican el neoliberalismo y la privatización con la modernidad en España, porque tienen en mente un pasado franquista que no miraba al exterior. Se apuntan a la apertura de los años setenta y conciben que cuanto más privaticemos, abramos la economía, flexibilicemos el mercado laboral seremos más modernos y estaremos alejados de aquellos sindicatos verticales de la antigüedad. Es un pensamiento que manda en la tecnoestrucura del país y no deja espacio para una heterodoxia económica.

Los partidos

Con la tecnoestructura hemos topado y con las élites supranacionales como el Banco Central Europeo también. Dos obstáculos que acaban mimetizando a las siglas: “Cuando los socialistas llegan al gobierno se dan cuenta que que no pueden modificar la situación, que las reglas europeas tampoco te dejan margen. El propio MAFO años antes de la crisis alertó sobre los peligros de la burbuja inmobiliaria, pero cuando lo nombran director del Banco de España cambia totalmente de conducta. Un buen amigo suyo me dijo que no era lo mismo escribir un paper que estar al frente de una institución”. A pesar de todo, Villena encuentra diferencias.

Usted analiza a los que han sido los dos grandes partidos de España. ¿Por momentos en su libro parece que PP y PSOE fueran casi iguales?

No, no pienso eso. Me resisto a creerme el grito del 15M de que “PP-PSOE la misma mierda son”. No son lo mismo. Es cierto que en la tecnoestructura son casi iguales, porque un Pedro Solbes es muy parecido a un Luis de Guindos, pero hay diferencias. El PSOE tiene una cosa que no tiene el PP, y es un miedo enorme a dar miedo. Lo último ha sido dar miedo a la Troika, pero antes era miedo a la fuga de capitales, o a que la peseta se fuera a la mierda. El PSOE siempre ha tenido mucho miedo y le ha faltado coraje para hacer muchas reformas. En lo social el gobierno de Zapatero hizo cosas como el impulso de los derechos LGTBI, al movimiento feminista. Pero colocó a Pedro Solbes a los mandos de la Economía que puso como condición que no se quebraran los equilibrios con la UE. Después llegó la idea de rescate o quiebra y la receta de recortes, subida de impuestos y medidas depresivas que supusieron el suicidio político de Zapatero. Economistas como Solbes, Miguel Sebastián o MAFO no son corruptos, no se parecen tanto a los tiburones del PP que sí son mucho más rudos, gente del pelotazo urbanístico y financiero, pero sus medidas económicas no se han diferenciado tanto. A veces digo que si lo de PSOE fue erotismo, lo del PP ha sido pornografía. El gobierno de 2012 de Rajoy no necesitó que la UE le dijera nada, le mandó una señal a la Troika que dejaba claro que los líderes que estaban allí iban a cumplir todas sus órdenes antes de que se las dieran. Fue un gobierno que arrasó con el Estado bienestar, con unas políticas durísimas económicas y sociales, represivos en derechos fundamentales como lo que hicieron con la Ley Mordaza.

¿Y Unidas Podemos puede escapar de esa tecnoestructura?

El economista y filósofo Wilfredo Pareto explica bien lo que ha sucedido con Podemos. Él, que también era físico, entendía la sociedad como un equilibrio de líquidos en un organismo biológico. Para Pareto, por muy marxista o revolucionario que seas ese equilibrio no es fácil de romper porque es algo natural, y acabas integrándote. Podemos llegó diciendo que todo lo que había antes de ellos no valía, era la casta, como lo hicieron los socialistas del siglo XIX. Pero cuando entran en el sistema se integran, forman parte de la estructura, es inevitable. Pero sí es importante recordar que este partido le dio un buen susto a las élites nacionales y a las europeas. Su rápido ascenso y las propuestas que traían pusieron nerviosa a la Comisión Europea a tal punto que por primera vez en 2015 le permitió al PP abrir la horquilla del déficit, algo que nunca habían hecho con el PSOE, y que permitió un incremento del gasto público, eso creó empleo y se incrementó el PIB. Fue entonces cuando el PP dijo que habíamos salido de la crisis, lo que electoralmente le permitió capitalizarse en 2016 después de quemarse tanto con sus escándalos de corrupción. Si no hubiera sido por esa concesión de la Comisión Europea y las consecuencias que tuvo para el PP, yo creo que Podemos en vez de 70 habría sacado 95 diputados. Es un buen ejemplo de cómo la tecnoestructura se defiende, y hace sus excepciones para mantenerse.

Los que mandan: algunos nombres

Andrés Villena habla de la estructura en red del poder, pero cuando le pedimos nombres y apellidos de los que más mandan en España, también responde:

“La respuesta fácil sería decirte Amancio Ortega y a Ana Botín. Que lo son, pero es más interesante fijarnos en los managers, en las personas designadas en los consejos de administración. Te diría que manda mucho más o influye más en las decisiones del poder, Pablo Isla (el presidente de Inditex), que Amancio Ortega. Isla proviene de esa tecnosteructura, es un abogado del Estado, nombrado por Aznar director general de Patrimonios, presidente de Tabacalera cuando fue privatizada…”.

“En España la separación de poderes es muy cuestionable”

Algunos otros: “Elena Salgado, Carlos Espinosa de los Monteros, Pedro Morenés, Eduardo Serra, Carlos Solchaga o Javier Gómez Navarro. Todas estas personas no son las más ricas del país, pero todos tienen en común haber pasado por grandes empresas, a lo largo de su vida han acumulado al menos cinco consejos de administración, y la mayoría son ex funcionarios de élite, que han pasado por la administración pública, son muy listos, y están muy integrados en la empresa privada. Cuando haya un manifiesto de la España constitucional te los vas a encontrar a todos defendiendo la patria, eso sí, una patria privada. Después de tantos años en diversas empresas, ya no defienden los intereses de una de ellas, sino los intereses de todas. Les interesa que vaya bien el Ibex 35 y las finanzas del país, y son los que acaban dirigiendo la economía porque participan de fundaciones, de Think-Tanks, hacen donaciones, están en las universidades. Ellos son los que dictaminan los caminos por los que debe conducirse el país, las reformas, las inversiones, los pactos con otros países. Son estadistas privados. Se dice que un buen presidente tiene que tener sentido de Estado, y en España estas personas tienen sentido de Estado privado.

Da la sensación de que no tenemos escapatoria de todas estas redes 

No es fácil, pero empezar a entender cómo funcionan es un primer paso. En estos momentos estar en la realidad y levantarse todos los días ya es un ejercicio de valentía.