El alza acumulada en la última década para los consumidores domésticos en España es muy superior a la media de la UE, que fue del 28,2%, según el supervisor europeo de la energía, ACER

Respecto al gas, España es el tercer país europeo con la mayor subida para los usuarios domésticos entre 2008 y 2018: un 25,4%, frente al 9,1% de media en Europa

Antonio M. Vélez / Raúl Sánchez en eldiario.es 02/11/2019

La Agencia Europea de Cooperación de Reguladores Energéticos (ACER), el supervisor europeo de la energía, y el Consejo de Reguladores Europeos de la Energía (CEER) han puesto cifras al dramático encarecimiento del precio de la electricidad que soportan desde hace años los hogares en España. Un informe conjunto de ambos organismos publicado el miércoles recoge que los consumidores domésticos españoles han sufrido la mayor subida de la luz en Europa en la última década: un 66,8% entre 2008 y 2018.

El estudio, difundido mientras la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), miembro del CEER, ultima estos días la aprobación de una serie de circulares para intentar abaratar la factura energética de los hogares, ofrece datos comparativos de la evolución de los precios de la luz y el gas en Europa en los últimos diez años a partir de las estadísticas de Eurostat.

España no sale bien parada. Según el estudio, la subida de la luz registrada para un usuario doméstico español desde 2008 (año en el que el precio del barril de petróleo Brent batió su máximo histórico de 149 dólares) es 38 puntos superior a la media de la UE, donde la subida fue del 28,2%. Ese 66,8% de España solo es comparable al de países del Este como Estonia (+66,2%) o Letonia (64,9%). Y está muy por encima del alza soportada por los domésticos en Portugal (50,9%), que desde 2007 tiene su mercado mayorista de electricidad integrado con España a través del Mibel.

En 2018, ejercicio en el que empeoraron dos de los cuatro indicadores que utiliza el Gobierno para medir el problema de la pobreza energética, los hogares españoles pagaron por la electricidad una media de 24,3 céntimos de euro por kilovatio hora (kWh), un 16,8% más que la media de la UE, según el estudio.

España se mantiene como el quinto país con la luz más cara de toda Europa, ya muy cerca de Irlanda y por detrás de Bélgica, Alemania y Dinamarca, todos ellos con un PIB per cápita muy superior. En 2018, los hogares españoles sufrieron una subida de la factura de la luz del 8,7%, la quinta mayor del continente. La media de la UE fue del 1,9%.