PEKANBARU, SUMATRA, INDONESIA - JULY 11: A view of stumps in recently deforested of peat natural forest located on the concession of PT RAPP (Riau Andalan Pulp and Paper), a subsidiary of APRIL group which is being developed for a pulp and paper plantation at Pulau Padang, Kepulauan Meranti district on July 11, 2014 in Riau province, Sumatra, Indonesia. The Nature Climate Change journal has reported that Indonesia lost 840,000 hectares of natural forest in 2012 compared to 460,000 hectares in Brazil despite their forest being a quarter of the size of the Amazon rainforest. According to Greenpeace, the destruction of forests is driven by the expansion of palm oil and pulp & paper has increased the greenhouse gas emissions, pushing animals such as sumatran tigers to the brink of extinction, and local communities to lose their source of life. (Photo by Ulet Ifansasti/Getty Images)

El aumento de la deforestación mundial, la disminución de la biodiversidad, el agotamiento de las pesquerías, la escasez de agua, la erosión del suelo, la contaminación del aire y la crisis climática con fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes son problemas asociados a la pérdida de recursos naturales.

https://www.publico.es/sociedad/huella-ecologica-recursos-planeta-anuales-devorados-primeros-siete-meses-2019.html

30/07/2019  PÚBLICO | EFE

El planeta «devora» cada vez más rápido sus recursos naturales debido a un consumo de la humanidad equivalente a 1,75 planetas, mientras que la capacidad de sus ecosistemas para regenerarlos se agota antes cada año, advierten expertos ambientales con motivo del Día del Sobregiro de la Tierra. Tal es el nivel de sobeexplotación que genera el sistema capitalista que en solo siete meses de 2019, la humanidad ha agotado ya todos los recursos naturales que sus ecosistemas podrían regenerar en un año.

El toque de atención frente al problema que se agrava se produce tras celebrarse este lunes la efemérides –conocida en inglés como Earth Overshoot Day–, cuya fecha es variable, aunque se adelanta cada año porque coincide con el momento en el que la demanda a nivel mundial de recursos naturales sobrepasa o agota lo que los ecosistemas pueden regenerar.

Los números rojos del Planeta parecen irreversibles. La tala masiva de árboles, las extracciones de gas, petróleo y otros fósiles, las plantaciones extensivas y el desarrollo masivo de una ganadería extensiva son algunos de los elementos que explican este expolio de la biósfera.

Los recursos naturales del continente europeo se agotaron hace ya meses, allá por el 10 de mayo. El viejo continente solo necesitó cuatro meses para esquilmar las propiedades naturales de la tierra, dejando una huella ecológica trágica y difícil de revertir. En el caso de España, la demanda de recursos equivale a casi tres veces el propio país, de acuerdo a las cifras.

El aumento de la deforestación mundial, la disminución de la biodiversidad, el agotamiento de las pesquerías, la escasez de agua, la erosión del suelo, la contaminación del aire y la crisis climática con fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes son problemas asociados a la pérdida de recursos naturales.

Tal es la explotación de la Tierra, que, con el actual ritmo de consumo de un ciudadano estadounidense, se necesitarían cinco planetas para satisfacer la demanda de recursos.

La celebración del Día del Sobregiro de la Tierra se ha adelantado tres meses en los últimos veinte años, y en esta ocasión «antes que nunca en la historia», lo que resulta «preocupante», advierte en una nota el secretario general de la organización WWF España, Juan Carlos del Olmo.

España agotó el 28 de mayo los recursos que le correspondían este año –quince días antes que en 2018–, mientras que la Unión Europea entró en «números rojos» el 10 de mayo, con un consumo de su población equivalente a 2,8 planetas.

«Aún estamos a tiempo de detener la degradación de la Tierra: si retrasásemos el Día de la Sobrecapacidad cinco días cada año, en 2050 se volvería a vivir dentro de los límites del planeta», asegura el responsable de WWF. En su opinión, la jornada es «un claro recordatorio» de que el consumo está contribuyendo «al colapso climático y a la destrucción de la naturaleza». Por ello, insta a los líderes mundiales a adoptar «medidas urgentes para alcanzar un futuro sostenible».