estamos pensando...

1. Minimalismo

Reflexión sobre el exceso en la señalización y el mobiliario urbano.

El Paseante. Por AGS

2014-12-02 01:50:37

 

Esta foto del arco de La Santa, refleja una realidad que se reproduce en casi todo el perímetro de la muralla: Falta de planificación, y exceso de elementos.

Farolas y focos deberían compartir el mismo báculo, son elementos funcionales, y no son en sí mismos elementos decorativos. La mejor luminaria es la que no se ve, aquella cuya presencia no altera el objeto a iluminar.

La señalización turística debería reducirse al mínimo en número y tamaño. Sobra especialmente la señalización que hace referencia a establecimientos hosteleros privados.

La información que proporciona la parada del autobús solo ocupa un 10% del monolito que le sirve de soporte. ¿Para qué sirve el resto?

La señalización viaria podría simplificarse en algunos casos agrupando varias señales en un único soporte, o utilizando los báculos de las farolas próximas a tal efecto, y aparte de esto, evitando la señalización redundante.

El cartel del aparcamiento, ¿no lo había más grande?

No parece tener mucho sentido rebajar una acera para facilitar la accesibilidad si luego hay que proteger al peatón con bolardos. Se está utilizando al peatón y  la accesibilidad como una excusa, no como un fin. El bordillo quizás protege más al peatón y altera menos el aspecto de la calle que la interminable fila de bolardos. Llama la atención especialmente que el único punto donde no preocupa la accesibilidad sea precisamente el paso de peatones, que fue desplazado de su posición original sin ninguna consideración. (AGS.)

 

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto