estamos pensando...

Las crónicas del viajero

Un nuevo artículo de Marína Curiel sobre un célebre ex-alcalde abulense

2016-03-19 09:53:52

Nos encanta (es un decir) saber por dónde anda cada dos semana o cada mes Agustín Diaz de Mera en su empeño de que conozcamos a través del Diario de Avila sus andanzas y viajes por el mundo como sacrificado eurodiputado.

Por si usted va perdiendo memoria ante el enorme flujo de noticas diarias que le tendrán saturado el disco duro mental y, o borra algo o no le caben más cosas, por si eso le pasa, le diremos que Agustín de Mera es un señor que hizo carrera aquí. De ser funcionario pasó a senador y diputado, a alcalde de Ávila, más tarde a Director General de la Policía y finalmente a eurodiputado, donde lleva ya tres legislaturas (¡tres!), la última de ellas obtenida por una especie de match point o por los pelos, si no sabe usted inglés o de tenis. He dicho Director General de la Policía, sí. Fue aquel, por si no se acuerda usted, que siéndolo tuvo que comerse el marrón del 11-M y en el juicio de tal dijo patéticamente que sabía, pero no podía decir, lo que en realidad no sabía (¡qué más hubiera querido que saber algo para decirlo!), resultando que en realidad no sabía nada, pero quería enredar y seguir congestionando aquel tenebroso asunto que ni él ni su partido supieron digerir en una de las posturas más miserables de su historia, con 193 muertos  de fondo. Obviaremos sin embargo como un dato más aquella chorrada que se le ocurrió en un mitin en que para mostrar su admiración por Ángel Acebes le comparó con un nieto “que iba a tener de penalti”, lo cual le debió de dar puntos para ser nombrado por aquel Director General de la Policía cuando fue ministro del Interior, a lo cual le pagaba él con abnegación y haciendo sobrevolar un helicóptero de la policía en la ciudad cada vez que Acebes venía a algún acto oficial, con lo cual nos enterábamos. “Hoy  anda por aquí Acebes –decíamos- porque está el helicóptero de la policía sobrevolando la ciudad como loco”.  

¿Sabe ya usted de quién hablamos, verdad? Bien. Decía que me encanta, pero que es un decir, saber de los viajes de Agustín D. de M. por aquí por acullá que viene publicando el Diario de Avila con crónicas que debe mandar él mismo con su foto y todo, a juzgar porque lo firma lacónicamente “Redacción”. Conocemos su viajes al conflicto de Bosnia, de observador, a las elecciones de Venezuela hace nada, a un campo de refugiados en el Líbano donde aparece abrazando a un refugiado e infinidad de viajes más a los que una se le imagina viajando en primera clase, ya que fue uno de los que defensores de que todo eurodiputado debía viajar en primera clase, aunque fuera en distancias cortas. También nos cuenta de la misma forma (Diario de Ávila) sus intervenciones como eurodiputado cada vez que va a participar (“Agustín Diaz de Mera hablará hoy en el euro parlamento de tal, defenderá cual”…). Tal vez, se nos ocurre, tan intensa actividad sea la causa de que no quisiera dar su postura sobre la desaparición del cementerio musulmán en la película de Rebollada, siendo el alcalde de Avila en aquel momento. Es decir, no tenía tiempo, está para cosas de más calado. Desconocemos si este tipo de auto propaganda la paga de su bolsillo o se publica por gentileza del Diario de Ávila e incluso porque no se atrevan a decirle que ya le vale. Punto. No nos vamos a meter aquí en cosas de lo privado. 

No me haría eco de ello si no fuera porque este hombre y este empeño suyo en que sepamos de su estresante vida, forman parte del entramado histórico de esta ciudad y sus cosas, porque nada mejor define a Avila que no sea lo que podemos llamar “Ávila y sus cosas”. Sabedor de ello Agustín D. de M. nos lo cuenta cada vez que le parece que debemos estar enterados de sus viajes y andanzas, buscando que le queramos y admiremos y a poder ser, que le votemos para cuando toque. Yo en su caso iría más allá de hacer lo que hemos dicho que hace con el Diario de Ávila y me pondría a la última, pero no ya con un Facebook, un twitter, un Instagram (que lo mismo ya lo tiene y soy la que estoy en fuera de juego) y que ya están a la última. No. Yo crearía una aplicación para móviles (APP) por la que en todo momento nos pudiéramos descargar lo que se trae entre manos y dónde e incluso que le pudiéramos ver en tiempo real, volando a otros continentes, pacificando, supervisando, defendiendo los derechos humanos y esas cosas que él nos hace saber con una tecnología que ya está más bien obsoleta. Yo en su caso lo haría así porque de la forma en que lo hace, entre que lo escribe, lo manda al Diario, éste lo coloca o no en ese mismo día en las páginas, puede estar perdiendo un tiempo valioso y, teniéndonos tan acostumbrados, provocarnos un cuadro de ansiedad (esto último, como lo de que nos encanta saber por dónde anda del principio, también es un decir).

Marina Curiel

Comentarios

Abulense sufridor
2016-03-21 19:41:44

Genial, como siempre, Marina.

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto