estamos pensando...

Soñar con lobos

Un artículo de Javier González Alonso

2016-04-09 08:46:27

 

El perro doméstico, o domesticado, según lo conocemos actualmente, surgió a partir de lobos salvajes hace unos 33.000 años en el sudeste asiático. Eso defiende, en su último estudio genético, el profesor Peter Savolainen, que ha analizado el genoma completo de 58 razas de perros y lobos por todo el planeta. Según su hipótesis, tras miles de años de evolución en la misma región sudasiática, una población de cánidos emigró, hace unos 15.000 años, hacía Oriente Medio, África y Europa, mientras que otros emigraron hacia América, tras cruzar el estrecho de Bering, que separa Siberia de Alaska, favorecidos por los cambios climáticos que tuvieron lugar en aquella época.

Queda por establecer si esta primera migración tuvo lugar acompañando a los propios humanos o si, por el contrario, únicamente se limitaban a seguir sus asentamientos, viviendo como carroñeros alrededor de los poblados. Pero el reto es grande, pues, aunque se haya establecido que los ancestros perrunos son descendientes directos de los lobos del sur de río Yangtsé, el río Amarillo, en China, esta raza de lobos se extinguió hace un siglo, aproximadamente. Los actuales perros han sufrido tal cantidad de cruces, para obtener las diferentes razas que conocemos actualmente, que es casi imposible, por no decir que totalmente imposible, reconstruir su rompecabezas genético.

Una evolución, la de los lobos, que permite situarlos a nuestra misma altura, sino superior. Pero, en España, como siempre, todo tipo de conocimiento es despreciado e ignorado. Así, nuestra ministra de Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, asegura que pretende que esta maravillosa especie pueda ser cazada en todo el territorio nacional, no sólo al norte de Duero, que es lo que permite la ley actual. Eso aseguró el pasado mes de marzo, en Zamora, justificando el hecho en que las poblaciones de lobos han aumentado, tal y como refleja el último censo realizado, aunque en dicho censo no aparece detallado el número de ejemplares sino el de manadas detectadas. Esta forma de recuento da una información sesgada, pues está basado en encuestas, no en seguimientos de campo, cosa que no resultaría demasiado difícil, pues estamos hablando de un par de miles de ejemplares.

Ante este nuevo desatino debería tenerse en cuenta que, hasta el momento actual, la gestión del lobo ha sido pésima, estando exclusivamente basada en la muerte de ejemplares demostrando su incapacidad para solventar los problemas que aducen los ganaderos en su convivencia con el lobo. La presión de los lobbys de caza, inclina la balanza siempre hacia la muerte de estos excepcionales seres, será porque son la gente con dinero los que anhelan tener una cabeza disecada sobre su chimenea, en vez de impulsarse medidas para la prevención de ataques al ganado; unos pagos rápidos y justos por indemnizaciones; unas medidas reales de apoyo a la ganadería extensiva; a la vez que una regulación y promoción del turismo lobuno como alternativa para las zonas rurales. Pero preferimos dejar que los señoritos hagan alarde de sus “safaris”, cabezas disecadas mediante, antes que darnos cuenta que son un patrimonio compartido, una especie que nos han prestado nuestros hijos para que la cuidemos, para que puedan admirarla en el futuro… en vivo, y no a través de los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente.

Javier González Alonso

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—¿Nos hacemos unas vacaciones pagadas, alcalde? —Vale, Héctor, a Cataluña. Me han hablado de una colección Bassat. —Que venga el gerente de Lienzo Norte y entre los tres seleccionamos las obras.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto