estamos pensando...

`Mozart in the jungle´

Una serie sobre la vida de la Orquesta Filarmónica de Nueva York: inteligente, apasionada y vitalista.

2016-04-09 08:48:37

José Miguel Contreras, infoLibre,  06/04/2016

'Mozart in the jungle'. AMAZON

El pasado 10 de enero se entregaron en Los Ángeles los Golden Globe Awards, los únicos grandes premios de la industria norteamericana que se conceden conjuntamente al cine y a la televisión. Hasta no hace mucho tiempo, reunir a ambos sectores quedaba siempre un poco raro. Sólo la pasión y el glamour que el propio Hollywood sabe generar en torno a su star-system, unificaba a dos mundos que durante muchos años han caminado por separado. Hoy en día ya es imposible separarlos. Especialmente, si hablamos de nivel de calidad artística.

En la ceremonia de este año, una de las pocas grandes sorpresas que se produjeron fue la elección de la mejor serie de comedia en TV. La gran favorita era Transparent, que parecía condenada a repetir el galardón obtenido el año anterior. La otra alternativa fácil era Orange Is The New Black, que ya iba por la tercera nominación. Personalmente, mi favorita era Silicon Valley, una extraordinaria comedia de la que tenemos pendiente hablar en esta Sala de Visionado. Finalmente surgió lo que los americanos llaman un Dark Horse, es decir, alguien que no contaba en las apuestas de casi nadie. Mozart In The Jungle (Movistar +) ganó el cotizado premio y su protagonista, Gael García Bernal, el de mejor actor de comedia.

El actor Albert Brooks tuiteó esa noche lo siguiente: “Si Mozart in the Jungle gana más premios, alguien tendrá que verla”. La serie se emite en Estados Unidos en Amazon Prime. Se trata de la plataforma que el gigante Amazon ha montado en competencia con Netflix y Hulu para la distribución a través de la red de contenidos audiovisuales. Evidentemente, ir a través de Amazon le resta la popularidad que consiguen las grandes cadenas en abierto o los potentes canales de cable como HBO. Precisamente el ser un canal de distribución aún alternativo le permite apostar por proyectos peculiares que buscan siempre la innovación y la originalidad.

La verdad es que me di por aludido. Conocía el título por referencias, pero no me había llamado mucho la atención. Una serie sobre la vida de la Orquesta Filarmónica de Nueva York estaba convencido de que no me iba a despertar mucha pasión. Sin mayor expectativa que la incógnita del Golden Globe me dispuse a verla. Hay ya dos temporadas de 10 episodios de 25' cada uno. Es decir, menos de 10 horas de material. Todo él, absolutamente delicioso.

Mozart in the jungle es una serie inteligente, apasionada y vitalista, liderada por un inmenso Gael García Bernal. Es un perfecto test para usarlo como espejo del tipo de persona que uno es. Si te queda algún buen sentimiento escondido en tu interior, o sale a la luz viéndola, o tira la toalla y asume que ya está todo perdido. Pero, si por suerte, te descubres al acabar cada episodio con una media sonrisa que aflora en tu rostro, es que puedes mantener la ilusión de que tu alma todavía tiene esperanzas de recuperación.

Mozart in the jungle es divertida, sin llegar a la carcajada; es sensible, muy lejos de la cursilería; es emocionante, al otro extremo de la pedantería. Es tierna, elegante y ambiciosa. Aspira, ni más ni menos, que a hacer entender el mundo de la música clásica, del arte, del virtuosismo desde la sencillez, desde lo cotidiano. Lo hace a través del fino humor de los diálogos y del encanto de los personajes. Si entras en la serie, no te sientes espectador. Te sientes cómplice.

El argumento central no es una adaptación propiamente dicha, pero está libremente inspirada en un libro. Blair Tindall es la oboísta que escribió la novela Mozart in the jungle, sexo, drogas y música clásica en 2005, sobre sus experiencias durante 23 años en Nueva York, entre otros sitios, como miembro de la Filarmónica de la ciudad.

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto