estamos pensando...

LAS MONTAÑAS AZULES

Cuadernos del Laberinto. Madrid, 2016

2016-05-01 01:38:31

LAS MONTAÑAS AZULES, de Begoña Ruiz Hernández

LAS MONTAÑAS AZULES (Cuadernos del Laberinto. Madrid, 2016) es una novela que nos traslada a épocas no demasiado lejanas de nuestra historia española, épocas en las que lo medieval, lo supersticioso, el caciquismo y el más absoluto sometimiento de la mujer se daban cita por doquier, muy principalmente en el mundo rural.
BEGOÑA RUIZ, su autora, nos lleva con mano maestra a situaciones y vivencias que estuvieron ancladas entre nosotros durante siglos. Nos narra las ilusiones de una joven a la que, por su condición femenina, se le niega el acceso al estudio. Y nos introduce en el día a día de una España dura e injusta que muchos se empeñaron en que no cambiase jamás. Si cambió, fue gracias al esfuerzo de unos pocos valientes que se atrevieron a romper egoísmos y tabúes. Por la trama de la novela pasan dos filólogos alemanes que, asombrados de lo que aquí ven, lo quieren retener en su cámara fotográfica y en las notas minuciosas que toman para que las generaciones venideras supiésemos de qué raíces procedemos.
Hemos tenido ocasión de charlar con la autora sobre el proceso de creación y todo lo que ha rodeado la aparición de esta novela, que en tan sólo 1 mes ha llegado a asu segunda edición.


-Su primera novela “Las montañas azules” ha llegado a la segunda edición en menos de 1 mes ¿Qué supone para usted este éxito y el encuentro con el lector?

Es algo totalmente sorprendente. En realidad  este éxito se lo debo a mi hermana, mi familia y mis buenos amigos  que después de leer la novela han escrito críticas estupendas y se la han recomendado a sus contactos. Además, muchos creen que es un libro que los jóvenes deben leer para que se den cuenta de las dificultades por las que han pasado las mujeres que quisieron estudiar y sepan apreciar lo que tienen ahora.

 -¿Qué encuentra el lector tras un título tan simbolista como “Las montañas azules”?

 Las montañas en la lejanía son azules y al mismo tiempo representan un ideal donde la protagonista, Dioni, quiere ir; expresan sus sueños de libertad. Los sueños  a veces parecen lejanos pero son tan bellos que se hace cualquier cosa por llegar hasta allí.

 -La novela nos sitúa en un pasado cruel y real que, sobre todo las mujeres, tuvieron que sufrir. Precisamente el libro está dedicado a su madre que padeció esta situación.

Sí se lo dediqué a ella porque muchas veces me contó que el maestro aconsejó a su padre que la llevara a estudiar porque era una chica muy lista y merecía la pena, pero mi abuelo respondió que él estaba viudo y le tenía que cuidar a él.  Normalmente en esos años las mujeres no estudiaban y mucho menos las que vivían en pueblos, hijas de labradores. Entonces sólo accedían al Bachiller las hijas de médicos, maestros… porque contaban con el apoyo de los padres, si la familia se oponía lo tenían muy difícil. Sin embargo, mi madre, aunque no pudo estudiar, me transmitió el amor por los libros. 

[Leer completo en sextocontinente.info]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto