estamos pensando...

Jean-François Gayraud: "Vivimos una guerra financiera aunque no la llamemos así"

La desregulación y globalización financiera ha adquirido un enorme poder

2016-05-09 00:51:26

Martine Orange (Mediapart), InfoLibtre,  08/05/2016

Captura de una entrevista a Jean-François Gayraud en Cercle K2. YOUTUBE

Pregunta: En sus últimos libros, se ha dedicado a denunciar los sistemas de fraudes masivos, de mafias y sobre todo a los delincuentes de cuello blanco que han podido prosperar al abrigo del sistema bancario y financiero. Ahora vuelve a ponerse de actualidad con la reciente aparición, en Francia, de su libro L'Art de la guerre financière [El arte de la guerra financiera]. ¿Por qué presenta el sistema financiero en términos militares? ¿Por qué habla de guerra?

Respuesta: Porque se trata de una verdadera guerra, aunque no la denominemos así. Es invisible, pero no por ello provoca menos víctimas que las que causan las bombas en el campo de batalla, aunque nunca se hablen de ellas. Con la crisis de 2008, asistimos a la destrucción de barrios, de ciudades enteras, como Detroit o Baltimore, en Estados Unidos, que quedaron completamente devastadas por las expropiaciones y los saqueos masivos, que fueron abandonadas por la población y después por el cierre de las fábricas. Las subprimes funcionaron como bombas de neutrones, se expulsó a los habitantes, se vaciaron los espacios, pero las casas permanecieron intactas y las recuperaron los bancos carroñeros. No se habla de los millones de parados y de trabajadores que se empobrecieron de un día para otro, ni de las vidas destrozadas, de la población a la que se empujó al suicidio. Son todas víctimas anónimas. Todo esto es fruto de un sistema financiero anómico.

El nuevo sistema financiero que surgió en los 90 aúna una potencia y una complejidad tales que hace que deba analizarse bajo un nuevo prisma. La economía clásica no quiere ni puede pensar en las finanzas desde un punto de vista delictivo, por positivismo estrecho. La sociología, que en sus orígenes fue capaz de estudiar los delitos, se echó a perder en los intrincados caminos de la deconstrucción.

Por lo tanto hay que tratar de refundar una reflexión con otros puntos de vista. Con la criminología y la geopolítica, como hice en obras anteriores, y ahora con la polemología. Los ángulos de comprensión, “de ataque”, deben ser múltiples, porque las facetas de las altas finanzas tóxicas son muchas. La guerra no puede ser un monopolio de los militares. La hostilidad siempre ha tenido múltiples rostros, político, económico, cultural y, finalmente, financiero. En el caso de las altas finanzas, nos encontramos ante un sistema cond estrategias propias, con intereses desconectados de los de los Estados y los pueblos. Los mercados –quizás menos en sus intenciones que en las consecuencias de sus actos– actúan muy a menudo con hostilidad frente a la sociedad, sobre todo desde que las políticas de desregulación les han dado vía libre.

P: El mundo de las finanzas y de la economía no son necesariamente delictivos, según muchos economistas. ¿No tiene la impresión de exagerar, con el consiguiente riesgo para su análisis?

R: Mi punto de partida es el de la criminología por lo que, a la fuerza, existe un efecto lupa. ¿Le reprocharía a un médico que diagnostique enfermedades? El fraude, el delito no son consustanciales al mundo de las finanzas, pero es fundamental comprender que en el nuevo contexto del capitalismo desregulado en exceso, financiero y globalizado, el fraude ya no es un asunto periférico, al contrario de lo que se nos quiere hacer creer.

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto