estamos pensando...

Las quince obras que salvar de todo incendio

La Biblioteca Nacional de España ha recopilado una lista con quince obras destacadas del Patrimonio Nacional

2016-05-25 10:33:09

Raúl Minchinela, eldiario.es, 14/05/2016

Las cuevas de Altamira

La Biblioteca Nacional de España  ha elegido las quince obras más importantes del Patrimonio Español. Lo ha hecho convocada por la plataforma Europeana, la biblioteca digital europea que reúne las bibliotecas digitales de todo el continente y donde el usuario puede rastrear códices milenarios, periódicos ignotos, música en surcos de pizarra, revistas de vanguardia, fotografías en nitrato de plata, litografías, cromos, agendas, envoltorios, manuales y carteles en una misma celda de búsqueda. España participa allí con 33 bibliotecas digitales, 3 archivos y 72 museos. En el continente se han sumado 2.300 instituciones, que participan con casi 53 millones de documentos.

De entre esa mareante extensión de lomos, la Biblioteca Nacional ha configurado  un menú degustación para extranjeros con fuerte carga visual: así se entiende que aparezcan Las Meninas pero se haya quedado fuera El Quijote. El catálogo incluye una panorámica urbana, un apocalipsis anotado y un póster turístico. El nueve es un fusilamiento. El seis es un libro de moda. El quince es una cartilla escolar antifascista.  

Del origen de los tiempos al final del mundo

La primera pieza es el techo policromado de las cuevas de Altamira, que significaron una crisis en la época de su descubrimiento porque el arte era símbolo de civilización en el ideal romántico y, en consecuencia, no podía estar al alcance de primitivos asilvestrados. Y sin embargo, en las paredes de las cuevas aparecían imágenes figurativas -hombres y animales- y no figurativas -puramente simbólicas- depositadas allí a lo largo de los veintidós milenios que estuvieron habitadas, desde hace 35.000 a 13.000 años antes de estas líneas.  

La siguiente es el  Apocalipsis de Beato de Liébana, un libro cuya publicación ronda el año 780 y que preparaba al lector para el inminente fin del mundo que según la convicción de la época llegaría con el cambio de siglo en el año 800. En este temario del examen final, Beato comenta frase por frase el libro final de la Biblia y allí se abandonaba en cascadas de citas y en disgresiones que terminan muy lejos del asunto que había provocado el comentario.

El Apocalipsis de Beato es poco valorado por los literatos porque el autor copió la mayor parte de su contenido. El volumen apenas tiene párrafos propios, y precisamente su valor reside en esa labor que hila, enlaza y refunde saberes ajenos en un mismo razonamiento. Hoy celebramos ese estilo en los libros de ciencias, donde es habitual que la mayor parte sean aportaciones ajenas y el autor no haya descubierto ninguna ley física propia.

El tiempo y el espacio

La tercera obra es el  Libro de Horas de Leonor de la Vega, un manuscrito en pergamino del siglo XV ilustrado por el maestro flamenco Guillermo Vrelant. El códice seguía la división del tiempo que en la Edad Media marcaba el ritmo de los rezos de los monasterios, y permitía seguir con fidelidad ese conjunto de oraciones que suceden fuera de la misa y que se conocen como Oficio Divino (en latín, Opus Dei).

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto