estamos pensando...

Cervantistas a la greña

Desde hace siglos, los estudiosos del autor del 'Quijote' se pelean sin tregua sobre sus secretos

2016-07-19 02:39:45

Jesús Ruiz Mantilla, EL PAÍS, 17 JUL 2016  

Miguel de Cervantes. SCIAMMARELLA

Desde que dejó este mundo y sus personajes empezaron a vivir por los siglos de los siglos, cargando buena parte de sus enigmas, Miguel de Cervantes ha ido creciendo como un gran misterio. Tanto que la incesante catarata de teorías sobre su vida y su obra ha enfrentado sin tregua a los estudiosos. Los cervantistas —único autor español que merece disciplina propia— son una raza tradicionalmente mal avenida. Hoy no se lían a mamporros o se baten en duelo, pero alrededor de las polémicas que va cargando el centenario siguen saltando chispas. De la clásica discusión sobre el lugar de La Mancha con que comienza el Quijotelas principales candidatas para la elucubración de lo que no pasa de ser un sencillo recurso literario son Argamasilla de Alba y Villanueva de los Infantes a la obsesión por despojarle del punto de vista romántico que pinta al escritor como amargado por su fracaso, la riña no parece tener fin…

¿Dónde nació? ¿De verdad sobrevivió al cautiverio de Argel con cuatro intentos de huida sin haber cedido a los favores sexuales de sus señores? ¿Se trataba de un converso? ¿Escribió el Quijote en catalán antes de que se publicara en castellano? ¿Era espía, comisionista, agente doble, triple…? La riña con Lope de Vega, ¿estaba movida por la envidia?

Teorías y gustos hay para todos. Las interpretaciones sobre sus zonas oscuras varían entre el sentido común y el disparate. En estos tiempos del cuarto centenario, además, quedan a expensas de titulares baratos. Pero lo cierto es que los cervantistas no dan aún con algunas de sus claves, que continúan abiertas a polémicas constantes desde que falleciera en Madrid el 23 de abril de 1616.

"Entre puntadas de esgrima y cuchilladas anda la estirpe cervantina", dice Andrés Trapiello en el prólogo de su obra Las vidas de Miguel de Cervantes (Austral). Desde la perspectiva del intruso escribió el autor esta biografía. No hace mucho, ha tenido el arrojo de traducir el Quijote al español actual. “Fue un trabajo que me llenó de placer cada tarde. En vez de enfrascarnos en polémicas absurdas, no sé por qué no nos preguntamos sobre sus claves más profundas”, asegura Trapiello.

Y una es precisamente esa: ¿Por qué el Quijote es un libro que nos produce tanta felicidad al leerlo? Ahí reside, según Jordi Gracia, una de las verdades que destrozan la teoría romántica. En su reciente Miguel de Cervantes. La conquista de la ironía (Taurus), lo expone: “No me creo que una obra así, llena de perfecto conocimiento sobre el ser humano y de compasión cumplidos los 50 años, fuera escrita por un hombre arisco, amargado, envidioso. Toda esa visión romántica que ha dominado los estudios durante tanto tiempo no se sostiene”.

Las auténticas claves de ciertos escritores quedan sobre el papel. “Si se sabe sentir, se sabe decir”, apunta Cervantes en El amante liberal. ¿Hasta qué insondable punto? Quien fue soldado en Italia, herido en Lepanto, cautivo en Argel, protegido de Juan de Austria, autor teatral más o menos reconocido, inventor de la novela moderna, negociante en varios puntos de España, amante discreto pero proceloso, servidor de la corte, preso por equívocas prácticas mercantiles, no puede abarcar una visión unívoca.

[Leer completo en elpais.com]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto