estamos pensando...

Tribuna Feminista

Ha nacido un nuevo medio. ¡Acompáñanos!

2016-07-25 12:34:06

Roja Rojae

Feminista de "doble militancia" para dar "guerra" allá donde haga falta. Maestra convencida de que la coeducación es el método para acabar con los mecanismos discriminatorios.

 

Carta desde”el área feminista,” a ti, compañero

Nos han contado que vivimos en Democracia. Yo, lo quiero creer. Yo, como tú, compañero, me levanto a diario teniendo fe en que nuestras luchas darán sus frutos.

Nadie nos dijo que iba a ser fácil, ¿recuerdas cuánto esfuerzo, cuánto tiempo, cuánta sangre, sudor y lágrimas les costó a tus antepasados, esos que hasta dieron su vida para que tuvieras los derechos de los que ahora gozas?

Es verdad que muchos de esos derechos se están viendo recortados. Pero eso no te hace caer, al contrario. Tú, que tienes conciencia y formación, sabes que la manera de recuperarlos es no dejándote vencer, es estar con el de al lado, con el de más de allá, con aquel…juntos. Sabes que la ciudadanía organizada, participativa, empoderada y unida es más fuerte que sus ansias de poder. Eso es a lo que temen. Temen al pueblo. Te temen a ti.

Has sentido muchas decepciones y frustraciones a lo largo de tu activismo, pero también te has levantado muchas veces, a la par que has entendido que cuando escuchas a un “camarada” y este te escucha a ti, se crea una sinergia poderosa que fluye hasta crear “un movimiento imparable” que deparará en un nuevo paradigma. Ese que quieres para todos, ese que simplemente exige que se cumplan los Derechos Humanos…

Mis derechos, esos que se consiguieron por la insistencia y la lucha contra el orden establecido (establecido por aquellos a los que más molestan nuestras batallas), también se han visto, cuando no recortados, directamente anulados.

Pero, como tú, también sé que cuando las mujeres nos unimos, nos organizamos y nos empoderamos, vía sororidad, también somos temidas. La diferencia compañero, es que el temor que infringimos es aplacado con las formas más viles y necias: el desprecio, la ignorancia, el ninguneo y la ofensa a través de un “supuesto” sentimiento de superioridad “naturalizado” hacia nosotras.

Mi día a día es una continua frustración, porque no solo tengo que luchar contra un sistema económico que me relega a los trabajos más precarios, a los sueldos más bajos, a “conciliar” en mayor medida que a los varones (ya sabes, “el instinto maternal…”) con su correspondiente minoración del salario, que no reconoce mi trabajo en el hogar que tan pingües beneficios genera al Estado (por no hablar de la “plusvalía emocional”), sino que también me toca lidiar con una macroestructura social que distribuye de manera desigual el poder y la autoridad entre hombres y mujeres, siendo los primeros los que ostentan la preeminencia.

No se te olvide, compañero, que también sufro todo tipo de violencias por el hecho de ser o sentirme mujer. Y, a veces, esta violencia, es tan sutil, que ni la percibo. Por ponerte algún ejemplo: cuando un hombre, que no es tu caso por supuesto, se ríe y comenta con otro en el momento que yo expreso mi opinión, cuando me miran de arriba a abajo o sus ojos quedan clavados en una parte de mi cuerpo, cuando se sientan con las piernas excesivamente abiertas ocupando física o simbólicamente el espacio, cuando su voz, se eleva y se hace más grave hasta copar el ambiente con ella, cuando apostillan o “traducen” mis argumentos, y por supuesto, cuando callan, ignoran o no dan por válidos los mismos hasta que a otro varón le parece bien.

De las violencias no sutiles como los asesinatos, las palizas, los chantajes, las violaciones, la prostitución, la mutilación genital, la esclavitud sexual, el acoso callejero, y otras tantas, entiendo que tienes conciencia de ellas y que luchas para que se erradiquen.

Otro día, podría hablarte de la interseccionalidad. Sí, aquello de lo que, además de lo anterior, sufro cuando no cumplo los estereotipos, no me adapto a los roles que se me impusieron o rompo con el arquetipo. También si quieres debatimos acerca de la diferencia entre acoso sexual y acoso por razón de género, sobre el repunte del machismo en la adolescencia y del control ejercido hacia las chicas a través de redes sociales o sobre la feminización de los desahucios.

Hace siglos que las mujeres nos organizamos encauzando juntas una lucha social la cual queda enmarcada en una teoría filosófica y que tiene, por supuesto, aplicación política: el Feminismo.

Gracias al feminismo y a las feministas, hoy las mujeres (en algunas partes del mundo) por ejemplo, tenemos derecho a voto, podemos acceder a la universidad, a distintas profesiones, a “lo público”. Así como podemos divorciarnos, abrir una cuenta corriente o comprar o alquilar una casa, sin permiso de nuestro padre, hermano o marido.

[Leer completo]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto