Todos somos Barcelona

Petra

Las ruinas que soportan el peso de la crisis de Oriente Próximo

2016-07-29 07:06:21

Texto y fotos: Inés Escario – Fronterad.com, 23-06-2016

La muralla de Nínive, las estatuas asirias del Museo de la Civilización en Mosul o, el caso más conocido, la ruinas de la ciudad de Palmira. Son solo algunos de los monumentos sirios e iraquíes destruidos por el DAESH (Estado Islámico, en sus siglas en árabe) en la guerra paralela declarada al patrimonio. Otros países Oriente Próximo sufren indirectamente las consecuencias de su cercanía al conflicto: no se destruyen sus monumentos, pero los muros de su economía se resquebrajan con la merma del turismo procedente de países extranjeros. Este tipo de turismo es una de las principales partidas en el Producto Interior Bruto de Jordania, limítrofe con Israel, Cisjordania, Irak y Arabia Saudí, y separado por tan solo 19 kilómetros  del mar Rojo, que le liga a Egipto.

Uno de los mayores atractivos turísticos de Jordania es Petra. Construida hace más de 2000 años, a su popularidad contribuyeron algunos rodajes de películas, como Indiana Jones y la última cruzada (1989), en la que la fachada más famosa del conjunto, la del tesoro (Al Khazneh), hizo las veces del templo secreto que albergaba el Santo Grial. Y no es casualidad que Cita con la muerte (1938), obra de la célebre escritora de suspense Agatha Christie, estuviera ambientada también en este enclave arqueológico, ya que la antigua ciudad de Petra es, en realidad, un enorme cementerio. De hecho, sus impresionantes fachadas talladas en la roca son los monumentos funerarios y los templos de los reyes y nobles nabateos que poblaban en la época esta zona de tránsito de caravanas llegadas desde Yemen camino de los puertos del Mediterráneo. Los mercaderes de la ruta de las especias descansaban en la “pequeña Petra”, mucho más accesible que el enclave arqueológico, cuya entrada principal es el cañón del Siq (en árabe, “paso estrecho”),  un paso natural de 1.200 metros que conduce hasta la fachada del tesoro.

Con el paso de los siglos, la ciudad de Petra (palabra griega que significa roca), que no formaba parte de las rutas de peregrinación a la Meca, fue cayendo gradualmente en el olvido hasta que en 1812 el explorador suizo Jean Louis Burckhardt, convertido al islam, logró convencer a los beduinos para que le llevaran a la tumba de Aarón para ofrecer un  animal como sacrificio. Así descubrió los principales monumentos, como la fachada del tesoro (Al Khazneh), la del monasterio (Al Deir) o el teatro. A él le siguieron otros muchos occidentales, hasta que en 1985 el enclave arqueológico se incluyó en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y en 2007 fue elegida mediante una votación organizada por la  empresa Open New World Corporation como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Petra vivió su máximo esplendor turístico en el año 2010, año en el que  975.285 turistas lo visitaron, lo que representó un aumento del 27 % con respecto al año anterior y la cifra más alta de la historia del parque arqueológico. Fue en diciembre de ese año cuando empezó a aflorar la denominada Primavera árabe, con la revuelta de numerosas poblaciones contra los regímenes imperantes. La mecha de las revueltas, que se encendió en Túnez, pronto se extendió a otros países de la zona, como Egipto, Yemen, Siria o Libia. Incluso Jordania, con protestas callejeras que, según la Embajada de España en Amán, continúan produciéndose, generalmente los viernes después de la oración y de forma pacífica.

El mundo fue testigo a través de los medios de comunicación y de internet del descontento en estos países árabes, que se tradujo en una percepción de inseguridad que afectó también a Jordania y, automáticamente, a su emblema: la antigua ciudad de Petra.

“Aunque Jordania se puede considerar un remanso de estabilidad y no es un país que genere mucha información, pienso que la visión que desde España y Occidente se tiene de Oriente Medio, como un bloque unitario, hace que la situación de inseguridad en unos países afecte al resto, especialmente en cuestiones de turismo”, explica el periodista Jorge Fuentelsaz, basado en El Cairo.

[Leer completo en fronterad.com]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Alá: “¡Qué barbaridad! ¿Cómo pueden hacer algo tan espantoso en mi nombre?” Jehová: “Si yo te contara…”

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto