estamos pensando...

Libertad de expresión en Ávila

NO HAY DEMOCRACIA SI SE IMPIDE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

2014-11-28 19:52:42

El control que ejerce el poder político de la ciudad de Ávila sobre los medios de comunicación es propio de regímenes no democráticos. Y lo hace bordeando los límites de la legalidad ya que administra los recursos económicos del conjunto de la sociedad destinados a publicidad institucional en beneficio exclusivo de los intereses políticos del partido del gobierno. El poder tiene controlados y maniatados a los medios de comunicación mediante la amenaza velada de retirar la publicidad institucional que con ellos contrata si algo le disgusta. ¿Alguien recuerda una sola pregunta incómoda que haya tenido que responder cualquiera de nuestros dirigentes realizada por un periodista de los medios de la ciudad? ¿Quizás sobre las imputaciones en la Audiencia Nacional por el caso Bankia? ¿Acaso por la gestión de la extinta Caja de Ávila? ¿Por la relación con Gürtel en un informe definitivo de uno de nuestros diputados electos por parte de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la policía nacional (UDEF)? ¿Por el escandaloso proyecto de ampliación del edificio de la Diputación Provincial? No es sólo que no haya preguntas, es que, en ocasiones, ocurre que siquiera se da cabida a noticias que sí tienen repercusión en medios nacionales. Prueben, por ejemplo, a buscar cómo se trató en la prensa abulense la citada relación del expresidente de la Diputación y actual Diputado, Sebastián González, con aspectos de cobro y facturación de la trama corrupta Gürtel.

Teniendo en cuenta esta triste situación, no deja de parecernos cuando menos sospechoso el reciente despido fulminante y con efecto inmediato el pasado 3 de abril de José Ramón Rebollada Gil de la emisora que la Cadena SER tiene en Ávila. Para aquellos –por suerte cada vez menos- que no estén informados, les ofrecemos algunos detalles que rodean el maloliente hecho que ha puesto los huesos del periodista en la calle. Rebollada ha dirigido un documental, estrenado en la Seminci de Valladolid el pasado mes de octubre, titulado “Poder contra verdad”. En él se narra el proceso de descarado acoso y derribo del edificio de la Real Fábrica de Algodón –obra del siglo XVIII-, conocido después como Fábrica de Harinas, por parte de las autoridades locales y regionales, que en el documental no quedan nada bien paradas. Especialmente los alcaldes del momento, Ángel Acebes y Mª Dolores Ruiz-Ayúcar, así como Pío García Escudero o Carlos de la Casa, quienes, por cierto, declinaron la invitación de Rebollada a participar en la película. Apuntamos que para entender los últimos sucesos no debe olvidarse quiénes formaban parte de aquellas corporaciones del PP y especialmente el papel que en ellas desempeñó A. Díaz de Mera.

[Ver el artículo completo en este enlace]

 

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto