estamos pensando...

¿Monarquí­a o República?

Ante la adicación del Rey Juan Carlos I, nos posicionamos: Somos republicanos simplemente porque creemos en la democracia, un sistema político donde todos los ciudadanos tienen ante la ley los mismos derechos y obligaciones.

2014-11-28 20:19:03

Los Presupuestos Generales del Estado indican que este año de 2014 los españoles hemos destinado a la Casa Real 7,7 millones de euros. En esa cifra se incluyen los  sueldos del rey, del príncipe y demás miembros  de la Casa Real así como el de los funcionarios que allí trabajan más el mantenimiento del palacio de la Zarzuela. El coste de la Guardia Real, de los viajes oficiales…  se imputan a otras partidas presupuestarias. Según el diario La Razón el sueldo bruto anual del rey es 292.752 euros. Dado que prácticamente todos sus gastos corren a cargo de los 7,7 millones de la Casa Real, podríamos suponer que cada año ahorra casi 300.000 €.

La semana pasada el diario The New York Times (con acreditada fama de rigor periodístico) publicaba una amplia información en la que calculaba que la fortuna de Don Juan Carlos se eleva a 2.300 millones de dólares, casi 1.800 millones de euros. Y añadía que "sigue siendo un secreto cómo ha amasado su considerable riqueza personal" ya que, a  diferencia de la norma que rige para ministros  o para el Presidente del Gobierno,  el jefe del Estado no está obligado a revelar su patrimonio.

La verdad es que no cuadran las cuentas: suponiendo que en los 39 años que Don Juan Carlos lleva ocupando, con gran entrega y generosidad, el cargo de Jefe de Estado hubiera ganado el mismo sueldo que ahora (cosa impensable por aquello de la inflación…)  resultaría que habría ingresado en ese período 11,7 millones de euros.  ¿De dónde han salido los 1.800 millones con los que hoy cuenta nuestro “campechano” Borbón? ¿Quizá Rouco le ha gestionado un nuevo milagro de los panes y los peces? Todo hace pensar que el poder del cardenal  no llega a tanto. ¿Entonces? 

En Europa se considera a Juan Carlos uno de los más hábiles comisionistas. En sus viajes a Oriente Medio y a otros muchos lugares casi siempre va acompañado de grandes empresarios y el objeto de tales viajes es hacer negocios.  Como hay una opacidad absoluta en los asuntos económicos del rey, no podemos saber si las comisiones –de ser ciertas–  son legales o no. Pero, independientemente de la dudosa legalidad  de las comisiones, en este caso nuestro ejemplar monarca se ha servido de su cargo –nada mal pagado, por cierto– para “barrer para casa” (para la suya, no para España) y, a juzgar por el resultado, lo hace tan bien como cazar elefantes.

De todas formas, no es esto por lo que Avila Abierta es partidaria de la República.  Somos republicanos simplemente porque creemos en la democracia, un sistema político donde todos los ciudadanos tienen ante la ley los mismos derechos y obligaciones. Resulta evidente que la democracia que hay es España es de muy baja calidad: aquí hay un ciudadano que posee un enorme poder (recibido de un dictador), que está acumulando una gigantesca fortuna sirviéndose del título de rey de España y que disfruta de inmunidad ante la justicia.  Queremos una auténtica  democracia, es decir un sistema donde los gobernantes son elegidos por  la voluntad de los ciudadanos y no son inviolables ante la ley. El régimen monárquico no sólo es una antigualla y un  anacronismo  impropio del siglo XXI, sino que es incompatible con la democracia. 

Reclamamos la República porque proclamamos que la soberanía de la nación sólo reside en el pueblo y porque  consideramos que  es irrenunciable el respeto a la voluntad popular y a sus derechos y libertades.  Y esa voluntad  popular debe expresarse, en estos momentos, mediante un  Referéndum.

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto