Todos somos Barcelona

WhatsApp entrega sus usuarios a Facebook

Los nuevos términos de uso de WhatsApp son todavía más liberales con los datos íntimos de sus usuarios que la red social que la compró en 2014

2016-09-01 01:34:08

David Sarabia eldiario.es, 30/08/2016

Teléfonos en una estación de metro Martin Abegglen / Flickr

"A partir de ahora, esto es lo que cambiará para vosotros, usuarios: NADA". Eso dijo Jan Koum, cofundador de WhatsApp,  cuando Facebook compró su compañía en febrero de 2014, por 19.000 millones de dólares. Un mes después, WhatsApp colgaba otro comunicado en su blog oficial tranquilizando a los usuarios. La app seguiría siendo independiente.

Hasta ahora había sido verdad. El jueves pasado, sin embargo, WhatsApp actualizó sus Términos de Servicio y la Política de Privacidad por primera vez en cuatro años. El nuevo documento son 22 páginas en las que la compañía explica cómo transferirá los datos de sus usuarios a Facebook y a las otras nueve empresas que posee Mark Zuckerberg como Instagram y MSQRD. La mudanza solo dejará fuera el  nombre, la foto de perfil y el estado. El número de teléfono, así como la hora de conexión, serán susceptibles de ser compartidos y explotados por  la red social.

Poco después de la adquisición, un ingeniero de telecomunicaciones barcelonés de 30 años se convertía en el primer español en trabajar para la compañía. Elies Campo llegó para ser el responsable de la empresa en España y América Latina, pero dos años y medio después ya no trabaja en WhatsApp. "Se han traicionado a sí mismos", cuenta a eldiario.es.

WhatsApp sabe qué hora nos conectamos, desde dónde lo hacemos o con qué frecuencia, y ahora Facebook también lo sabrá. WhatsApp asegura que no pueden leer nuestros mensajes, ya que van cifrados de extremo a extremo, pero "como mínimo, saben desde que IPs estás conectándote, por lo que saben tu localización, saben los tiempos y horas a las que te conectas, la cantidad de datos que consumes, las otras identidades con las que te comunicas", explica Campo.

Aunque de momento los usuarios se pueden negar a aceptar los nuevos términos, después de 30 días estarán obligados a hacerlo si quieren seguir utilizando el servicio. Incluso los que no sean usuarios de Facebook tendrán que darle al gigante puntocom jurisdicción sobre sus comunicaciones.

Campo recuerda que ni siquiera podemos fiarnos de que el cifrado de extremo a extremo sea verdad. "No es  open source y por tanto no podemos saber muy bien qué está pasando allí dentro".

Aunque la red de mensajería instantánea utiliza código abierto, el cliente que instalamos en cada dispositivo Android o iOS no lo es. "Podrían hacer mil cosas, desde tener algún mecanismo remoto para que ciertos dispositivos envíen la comunicación descifrada a los servidores de Facebook hasta tener algún sistema en la propia app que haga data mining en el contenido y envíe los datos procesados directamente a Facebook".

Peor todavía. "Conociendo un número de teléfono concreto se podría, de manera temporal, monitorizar la comunicación de un número durante un tiempo".

Leer no, mirar... quién sabe

En 2008,  se legalizó que Google pueda revisar los correos de Gmail. Si bien la compañía aseguraba que no leía el contenido de los emails, más tarde se vio obligada a confesar que "escaneaba automáticamente" la información contenida en ellos. WhatsApp también asegura que no lee nuestros mensajes, pero ¿qué hay sobre escanearlos? "Existen técnicas que permiten procesar datos encriptados para interpretar ciertas propiedades sin descifrar los contenidos, como el tipo de cifrado homomórfico", dice Campo.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Si mi Dios si quisiera acabaría con todos los infieles. —¿Y no te has preguntado por qué no lo hace?

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto