estamos pensando...

El aquelarre hippie de Las Hurdes del que nadie habla

Es Lost Theory, un elitista festival hippie de música electrónica

2016-09-11 00:15:05

Junto al pueblo que retrató Buñuel han acampado 6.000 personas de 56 nacionalidades. Asiáticos, vikingas, penachos de plumas, malabares, argollas, bebés, perros sueltos… Mientras tanto, sentados en su habitual poyete, cuatro ancianos observan atónitos lo que está ocurriendo

"Solo tres casos graves de intoxicación por drogas, un coma etílico y ninguna pelea. Fascinante, ni una. Eso sí, como esta gente anda descalza ha habido 16 picaduras de alacrán", cuentan en Cruz Roja

Luis Álvarez, eldiario.es, 09/09/2016

Una participantes del festival / Luis Álvarez

Amadora está sola, sentada en la puerta de su casa. La tarde ya está muriendo en Riomalo de Abajo y la brisa del río Ladrillar asciende trayendo un agradable frescor y un rítmico sonido de percusión, que retumba entre las montañas de Las Hurdes. "Son los músicos forasteros de ahí abajo, ¿sabe?", informa esta entrañable anciana de 93 años, mientras se cubre con una rebeca azul. "Dicen que han venido de todas partes del mundo y que estarán toda la noche con el pum-pum, pum-pum, pum-pum ese hasta el amanecer. Así llevan toda la semana, mucho tamboril y poca gaita. Pero no me molestan".

No se equivoca, junto al pueblo hay 6.000 personas acampadas, de 56 nacionalidades. Se trata del Lost Theory, un elitista festival hippie de música electrónica. No es una rave ilegal, ni una cita internacional de deslumbrante elenco, esto es algo mucho más underground y excitante. Durante cinco días, 90 DJ descargan su artillería en plena naturaleza virgen. A finales de agosto, los primeros "tipos raros" comenzaron a aparecer días atrás en caravanas, furgonetas, o haciendo autostop.

Casi nadie sabía lo que estaba ocurriendo pero, para cuando quisieron darse cuenta, la pequeña comarca de Hurdes –al norte de Cáceres– había sido tomada por una legión de gente extraña de raros ropajes, que superaban en número al de todo el censo del lugar. Una invasión en toda regla. Mochilas, rastas, tribales, tatuajes, pies descalzos, turgencias bajo camisetas ajustadas sin sujetador… Asiáticos, vikingas, penachos de plumas, malabares, argollas; bebés, niños corriendo a su anchas, perros sueltos… Mientras tanto, sentados en su habitual poyete, cuatro ancianos observan atónitos lo que está ocurriendo en su pequeño pueblo de apenas 45 habitantes.

El epicentro de este shock cultural se encuentra en el cruce donde termina Extremadura y comienza Castilla y León. Es el complejo Rural Riomalo, con su camping y unas cuantas hectáreas de terreno donde poner las tiendas de campaña. En el restaurante está sentado el dueño de este pequeño imperio. Se llama Jesús Domínguez y es todo un visionario de 71 años. "Sin él, sus contactos y sus tierras jamás se hubiera celebrado este festival", afirma Walter, el empresario belga responsable de la organización del evento.

Hace más de un año que aterrizó aquí guiado por Google Maps. A Walter le había fascinado la imagen del meandro Melero y el parque natural de las Batuecas, pero no podía imaginar las reticencias, ni el laberinto burocrático autonómico y provincial con el que se iba a tropezar. Jesús sentó a todos los gerifaltes a su mesa, y los puso de acuerdo. Para ello hubo que matar varios cabritos y abrir unas cuantas botellas de vino. Había varios factores en contra, las "pintas", las drogas, la seguridad y el fuego.

"Este sitio es increíblemente bello. He organizado más de 10 festivales entre Croacia y Bélgica, y este paraje es el mejor de todos", reconoce el organizador. Jamás dañaríamos vuestra gallina de los huevos de oro que, además, también va a ser la nuestra para los próximos 10 años porque pensamos volver". Las Hurdes ya no son el territorio deprimido que reflejó Luis Buñuel en su controvertido documental de 1933 Hurdes, tierra sin pan, ni el estigmatizador viaje de Alfonso XIII y Gregorio Marañón de 1922.

Sus escarpadas sierras ya no dan cobijo a maquis, desertores, estraperlistas o republicanos desterrados. La losa del aislamiento y la pobreza ha dado paso a un paraíso intacto en cultura y costumbres mágicas. "Esto es un aquelarre del siglo XXI en toda regla. Como los de antaño", comenta Emiliano Jiménez, el cronista local. Sabe bien de lo que habla. Conoce como la palma de su mano el territorio, las leyendas y la tradición narrada por los más ancianos del lugar.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

ACTUACIÓN FIESTAS DE VERANO Todos los días, el grupo de música española: Alí Babá y los Cuarenta Genoveses. (Procurar no llevar carteras ni relojes)

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto