estamos pensando...

Luces y sombras en Vetonia

Imaginemos la hermosa ciudad amurallada de Vetonia, que se parece a Ávila pero no lo es. Hace poco tiempo el Ayuntamiento de la ciudad ha cambiado toda la iluminación de sus calles. Los vetones hemos asistido, entre perplejos y dubitativos, a la sustitución de todo el sistema de su alumbrado público, por los modernos LEDs.

2014-11-29 19:20:30

La paciencia es una de las muchas virtudes que nos caracterizan, pero ha pasado ya el tiempo necesario para poder ser objetivos a la hora de valorar la mencionada iluminación urbana. Nos atrevemos a opinar, y opinamos, como se dice por aquí. ¡Hágase la luz!

.-Entre las ventajas que encontramos en el nuevo sistema de iluminación, la primera y más importante es el ahorro en el consumo (bienvenido sea). Vamos a suponer que la factura que el Ayuntamiento pagará a la Compañía eléctrica (por ejemplo a Iberdrola) a partir de ahora, se reducirá el 40 % por el menor consumo de este tipo de lámparas. Todo eso, claro, suponiendo que ese ahorro repercuta en la ciudad y se pueda usar en mejorar la vida de sus ciudadanos.

.-Una segunda ventaja, es la menor “contaminación lumínica” del cielo. Desde el entorno de la ciudad, ahora se pueden contemplar mejor las estrellas en su belleza nocturna, al estar la luz dirigida principalmente hacia el suelo, y haber suprimido los difusores de las clásicas farolas (también llamadas luminarias).

.- Entre los inconvenientes, el principal es la menor iluminación general de las calles, donde en algunas zonas la iluminancia en el plano del suelo no llega en muchos casos a 5 lux. Vamos que no se ve ni para abrir la puerta de casa.

.- Tampoco parece una buena decisión el haber mantenido los mismos báculos “clásicos” y haberse limitado a quitar los difusores de vidrio, para colocar las “modernas” lámparas vistas, lo que produce un efecto extraño (como si hubiesen pasado los ladrones por la ciudad).  Feísmo?

.- Otro inconveniente es el contraste de luz excesivo. Debajo del báculo la iluminación es alta, pero se pasa a zonas de oscuridad en cuanto te alejas unos pocos metros. Esta falta de uniformidad produce un molesto deslumbramiento tanto al peatón como al conductor, dado que además no se cuenta con la suave luz que antes se reflejaba en los paramentos de las edificaciones.

En general estos inconvenientes de iluminación (respecto a la circulación rodada) agravan los que ya existen, en una ciudad que al haber suprimidos la casi totalidad de los semáforos (al contrario que otras) y tener una de las mayores concentraciones de pasos de cebra (hasta 6 en un recorrido de 100 m) hace que se multipliquen los accidentes en estos cruces, por esta torpe política municipal. ¿Quizá en su día habrá que pedir responsabilidades al Ayuntamiento, como causante indirecto, durante estos años, de tantos atropellos?

Nosotros, como vetones, dudaríamos entre las ventajas y los inconvenientes señalados, hasta que hemos dado en preguntarnos: ¿quien se ha hecho cargo de toda esta operación?

Una empresa cuyo nombre se parece a Eulen, pero no lo es. Sus actividades abarcan diversas áreas (bodegas en Ribera del Duero, trabajo temporal, limpiezas, servicios etc...) y sus gestores parecen tener muy buenas relaciones con los políticos que nos gobiernan, y sobre todo con el Opus Dei. [Se pueden consultar en la red las actividades e influencias de esta empresa: el listado publicado de las cuentas de Bárcenas; la relación de su presidente David Álvarez y José María Aznar; su vinculación con el Opus Dei, etc.]

Y ahora nos enteramos de que existe un contrato “integral” entre nuestro concejo (o sea nosotros) y esta empresa, por un periodo de años (12, 20, 25... los años son flácidos y se alargan como las concesiones de las autopistas) en los que la empresa, a cambio de poner las lámparas, se queda con el montante económico de lo ahorrado; es decir seguiremos pagando lo mismo. Suponiendo, por ejemplo, que en un plazo de 5 años se amortice la inversión, en el resto del plazo la diferencia tarifaria es beneficio para la empresa, y nosotros continuaremos pagando por un consumo ya inexistente.

Y nos preguntamos con una expresión de piedra berroqueña en la cara ¿al cabo de este tiempo, qué beneficio habremos sacado los vetones de semejante operación? Casi ninguna de sus ventajas y muchos inconvenientes. Pues, incluso en menos de 20 años, es más que probable que las lámparas estén ya obsoletas y haya que cambiarlas. Vuelta a empezar.

Por si fuera poco el consistorio amenaza con sustituir la iluminación monumental, con la cual nuestros iluminados próceres aseguran que “se va a conseguir aumentar un 30 % las pernoctaciones turísticas”

A esta manipuladora política municipal se podría aplicar lo que decía el escritor F. Aramburu: “Sobre este tema se han señalando solo las luces, dejando en sombras a las propias sombras”. 

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto