estamos pensando...

6. Infiel (es) (-I-)

Algo DETRÁS de todo. Por J. Francisco Fabián.

2014-12-05 01:38:49

             

Fui infiel. A veces se hacen cosas en la vida que no tienen fácil explicación, aunque haya al menos una o dos razones para haberlas hecho. Luego se guardan en un cuarto oculto de la existencia que sólo se abre cuando es necesario y en secreto. Esa es su maravilla, pero también la sensación de ilegalidad en la conciencia. No tengo una razón profunda y rotunda que explique mi infidelidad, como sucede cuando nos enamoramos algunas veces. Esto fue otra cosa. Solo sabría decir con seguridad que lo hice porque soy una mujer y las mujeres funcionamos de otra forma en esto de las sensibilidades, de una forma que muchas veces no resulta rentable. No sé si por ser un hombre mayor, cuando yo era todavía joven o por otras extrañas razones que ni siquiera sé, pero fui infiel con él.  Era tan bonito oírle decir aquellas cosas de mí y de mi cuerpo, dichas sin la más mínima grosería, pero tampoco sin tanta miel que resultara pedante, que encontré en sus palabras una razón más para vivir, aunque supiera de lo efímero de esa realidad, incluso de la exageración poética que podía haber en todo. Sucumbí ante la belleza, como tanto suele sucedernos a las mujeres. Y no es que faltara mucho en mi casa. Fue de pronto una ambición que no me conocía, como una necesidad que me creaba de ser más amada, de sentirme más querida. Duró poco, porque tenía que durar poco, porque de durar más hubiéramos descubierto la posibilidad de que fuera mentira, y entonces nos hubiéramos sentido aún más culpables, de haberlo hecho y de habernos decidido a hacerlo.

Él había nacido en esta ciudad, aunque vivía desde joven en otro sitio. Decía que algún día volvería aquí, a quemar la última parte de su vida entre recuerdos y tranquilidades. No he vuelto a saber nada suyo desde hace tiempo. Si hoy lo encontrara por casualidad, me pondría nerviosa, además está mi marido conmigo y no sé muy bien si sabría disimular. Alguien suspicaz lo notaría me parece a mí. Pero no lo deseo. Quiero quedarme con sus palabras bonitas, que me subían al cielo por unos momentos, fueran o no exageradas, e incluso fueran o no del todo verdad. Desde entonces, cada vez que algo no va bien circunstancialmente en mi casa, me refugio en aquello, aún sabiendo que ese refugio es una necesidad pasajera y que la realidad fue solo un poema, que eso por sí mismo ya es mucho.


Fui infiel. Aunque soy un hombre, no lo contaré nunca y ese será uno de sus encantos, tener el secreto para siempre. Lo guardo ahí sin quererlo analizar, con el recuerdo en crudo tal y como fue. Lo saco sin que se me note cuando oigo una música, cuando me siento viejo o cuando necesito refugiarme en la sensación de haber vivido y creerme triunfador en algunos detalles de mi vida. No puedo decir que fuera verdad, aunque lo quisiera creer, pero mucho menos que fuera mentira. Lo inventamos o lo inventé al menos yo, para saberme vivo cuando ya casi empezaba un poco a morir. La vida a veces concede estas oportunidades y entonces necesitas creer que no has muerto, que te quedan recursos antiguos. Parece más importante eso y la poesía que se produce, que otras realidades. Me dejé llevar por ese torbellino de esencias intangibles y cuando temí ver la verdad, permití que la poesía de lo inconcluso ocupara el espacio y fuera para siempre así. Manipulé la vida, es cierto, la modelé a mi modo y conveniencia en este pasaje indefinible, que guardo en un cuarto de mi existencia cerrado con llave y también de mi conciencia. Un tiempo después, más viejo y más lejano, cuando me siento morir o cuando me hacen sentir muerto, recurro a ese lugar y aún sabiendo que no fue tanto, disfruto para un tiempo limitado de los efectos como si hubiera bebido alcohol y me quedara la resaca al día siguiente.

 

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Gracias a la automoción, Ávila prosperará por fin. —¡Qué bien, nos pondrán una fábrica nueva! —Qué va, creo llamarán Ávila a un nuevo modelo de coche.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto