estamos pensando...

¿Puede un impresentable como Trump ser presidente?

¿Están locos los yanquis?

2016-11-10 12:44:11

Donald Trump, un político políticamente incorrecto

IÑAKI GIL, EL MUNDO, 09/11/2016

¿Pero, cómo un impresentable como Donald Trump puede llegar a presidente de los Estados Unidos?

Es la pregunta que nos hacemos en la cuadrilla. Y en esta Europa tan civilizada y culta, con el corazón blandito de piadosa socialdemocracia y la cabeza razonablemente liberal y librecambista.

¿Están locos los yanquis? Un machista, racista y especulador inmobiliario. ¡Qué vergüenza! Como si Jesús Gil no hubiera sido nunca alcalde de Marbella. Y el grosero y soez Berlusconi, primer ministro de Italia. Como si una racista como Marine Le Pen no encabezara todas las encuestas presidenciales en Francia. Un aislacionista, como si nuestros amigos ingleses no hubieran votado a favor del Brexit. ¡Qué rabia, Trump a un paso de la Casa Blanca!

Trump es todas esas cosas y se sabe. Pero a mucha gente de EEUU no le da asco. Y va a votar por él.

Por una razón sencilla. Su mensaje, por primario y poco elaborado que sea, responde a las inquietudes de mucha gente, sobre todo, de los que más han sufrido por la crisis.

"La crisis rompió las costuras de una sociedad orgullosa y próspera. Trump definió los problemas con más vehemencia y soltura que [el fallido aspirante demócrata] Sanders y, sobre todo, es un outsider antipolítica e identificó el chivo expiatorio", escribió, certero, Javier Redondo en este periódico.

Voy a resumirles algunas cifras económicas que publicó Sam Fleming en Financial Times. Los ingresos medios de los hogares aún no han recuperado el nivel precrisis, están un 2,4% por debajo de los de 1999. "Los hombres, el grupo clave que apoya a Trump, ganan de media menos que en los 70". Los ingresos de los habitantes del medio rural bajaron un 2% en 2015 frente al aumento del 7% de los de las grandes ciudades. Las rentas de los hogares en 2015 sólo superaron a las de 2007 en 11 estados y Washington.

Estos son los datos. Y el chivo expiatorio está claro. Los reporteros que han estado sobre el terreno recogen testimonios coincidentes: "Estoy contra la inmigración porque hace que bajen los salarios".

Trump ha sabido acariciar al pelo a esos 'demócratas de Reagan', esos obreros de alma demócrata que hicieron presidente al republicano.

Pero es que, además, Trump ha tenido la suerte de tener enfrente a una candidata tan mala -en mi opinión- como Hillary Clinton. Como se vio en las primarias demócratas, la ex secretaria de Estado no sintoniza con las bases ni con los más jóvenes, que apoyaron con entusiasmo a un vejete marginal como Sanders.

Hillary ha aprecido no tener otro relato que su condición de mujer y el miedo a Trump. Logró que el aparato del partido inclinara la nominación a su favor pero no ha sabido imponer sus mensajes más allá de la opinión publicada. Está pasando grandes apuros, según las encuestas, pese a una movilización a su favor de todas las figuras del partido y al inhabitual apoyo activo del presidente en ejercicio. Obama defiende su legado pero ésta es una estrategia dudosa. Las elecciones se ganan sobre un proyecto, raramente sobre el balance de la gestión anterior.

[Leer completo en elmundo.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto