estamos pensando...

Una nueva visión de la colonización de Asia

Una investigación en un antiguo asentamiento del siglo XVII en Taiwán documenta que los primeros europeos que vivieron en la región fueron españoles

2016-11-13 12:41:39

Guillermo Altares, EL PAÍS, Madrid 12 NOV 2016

 

Cuerpo encontrado esta semana en Hoping Dao (Taiwán), en una imagen cedida por el equipo arqueológico.

 

En 1606, el navegante hispano portugués Luis Váez de Torres realizó una hazaña marítima que el divulgador científico Bill Bryson define como "el equivalente náutico de encontrar una aguja en un pajar": atravesó el estrecho que ahora lleva su nombre, entre Australia y Nueva Guinea, sin darse cuenta de que al sur se encontraba la inmensa terra australis incognita que andaba buscando la Corona. La presencia española en el Pacífico durante los siglos XVI y XVII fue tremendamente intensa, lo que explica exploraciones como la de Torres, aunque la historia global ha borrado esa memoria para centrarse en los viajes del británico capitán Cook en el siglo XVIII. Sin embargo, una investigación en un antiguo asentamiento español del siglo XVII en el norte de Taiwán aporta una nueva visión de la colonización del Pacífico. Los primeros europeos documentados arqueológicamente que vivieron y murieron allí fueron españoles.

El asentamiento investigado se llamó San Salvador de Quelung, ubicado en la pequeña isla de Hoping Dao, junto a la ciudad de Keelung, en el norte de Taiwán, y estuvo ocupado por españoles entre 1624 y 1642. Las excavaciones que está llevando a cabo un equipo internacional de investigadores, primero desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y actualmente desde la Universidad de Konstanz (Alemania) y la Academia Sinica (Taiwán), están revelando que era mucho más sólido de lo que pensaban, ya que están desenterrando los cimientos de un fuerte y, sobre todo, de una iglesia o convento.

"Estos hallazgos desmontan la idea de marginalidad de esta colonia. Taiwán estuvo en el centro de intercambios comerciales que dieron lugar a la globalización, que empieza aquí", explica por Skype la arqueóloga española María Cruz Berrocal, que dirige la excavación: "Nuestro trabajo en Taiwán comenzó en 2011 porque queríamos investigar aquellos primeros contactos en el Pacífico".

Los cuerpos de los colonos han ido apareciendo a lo largo de los años, pero el último, desenterrado, el pasado martes, ha sido el más sorprendente, porque fue encontrado con las manos en aparente posición de rezo. Dentro de la Iglesia se descubrió otro cuerpo aunque solo han logrado extraer la cabeza. En total, desde que comenzó la campaña, se han descubierto tres enterramientos, más otro de un niño aborigen de unos cuatro años y otros huesos que indican la presencia de más individuos, aunque fuera de contexto. El conjunto demuestra que esa Iglesia tuvo un cementerio.

"En otros lugares del Pacífico se han descubierto cuerpos que podrían pertenecer a europeos, pero no hay datos que los relacionen directamente con un contexto colonial o no están publicados en revistas científicas", prosigue Berrocal, de 43 años, que, aunque hizo su tesis sobre arte rupestre en la península Ibérica, lleva desde 2007 trabajando en el Pacífico, primero en Fiji y ahora en Taiwán.

Españoles, holandeses, chinos y japoneses

Todos los datos que van surgiendo sobre San Salvador de Quelung trazan un panorama insólito de la colonización y reflejan la competencia entre españoles y holandeses por el control de las rutas comerciales en el Pacífico. "Creemos que vivían unos 200 colonos y filipinos de tropa, además de una cantidad indeterminada de aborígenes", explica Berrocal. Fue un asentamiento creado desde Filipinas, entonces sometida a un bloqueo, con un objetivo no solo comercial, sino para introducir de forma clandestina misioneros en Japón y China. Sin embargo, en 1642 fueron expulsados por los holandeses (al igual que los españoles habían ocupado un asentamiento aborigen que se remontaba a la prehistoria).

En el mismo lugar, que actualmente es una aparcamiento, han aparecido restos chinos y, sobre todo, numerosos vestigios japoneses de la Segunda Guerra Mundial, como una trinchera y todo tipo de objetos militares. Precisamente, la acumulación de restos, la enorme concentración de vestigios, hizo que las primeras excavaciones fuesen contempladas con pesimismo por los expertos locales. Sin embargo, el misterioso individuo encontrado con las manos cruzadas demuestra que la historia estaba esperando para revelar sus secretos.

[Tomado de cultura.elpais.com]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

ACTUACIÓN FIESTAS DE VERANO Todos los días, el grupo de música española: Alí Babá y los Cuarenta Genoveses. (Procurar no llevar carteras ni relojes)

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto