estamos pensando...

Entrevista a Andrés Rábago, El Roto

"Más que una crisis, estamos ante una voladura controlada del sistema"

2016-11-14 00:22:21

Hacemos un recorrido por la trayectoria del dibujante satírico Andrés Rábago, una de las figuras clave del humor gráfico español del último medio siglo

"Más que concienciar, lo que busco es clarificar o ayudar a dar a luz lo que está ahí. Hago un trabajo un poco de partera", explica El Roto sobre su obra

Revista Amberes, eldiario.es, 04/11/2016

Andrés Rábago durante un momento de la entrevista. | REVISTA AMBERES

Andrés Rábago (Madrid, 1947) es El Roto, aunque antes fue OPS. Bajo estas dos firmas lleva más de cuatro décadas poniendo imagen al inconsciente colectivo español a través de sus viñetas. Hoy publica en El País, como antes lo hizo en Hermano Lobo, La Codorniz, Madriz, El Independiente o Diario16. Rehúye la etiqueta «humorista», prefiere referirse a sí mismo como «dibujante satírico». Al tiempo que el dibujo y bajo la firma A. Rábago ha desarrollado una obra pictórica que, si bien menos conocida, resulta tan magnética e inquietante como sus viñetas. En su haber cuenta con varios reconocimientos, entre los que destaca el Premio Nacional de Ilustración en 2012. Ha publicado una veintena de libros con sus trabajos, como los recientes Viñetas para una crisis (2011), Camarón que se duerme (se lo lleva la corriente de opinión) (2011), El libro verde (2014) o Desescombro (2016).

Nos citamos en Valle de Cabuérniga, en Cantabria, un entorno apacible que invita a la reflexión, marco inmejorable para hacer un recorrido por la trayectoria de una de las figuras clave del humor gráfico español del último medio siglo.

Mientras preparábamos la entrevista, no dejábamos de pensar en la figura de los heterónimos de Pessoa a propósito de los tres nombres con los que usted firma su obra, esto es, OPS, El Roto y A. Rábago. ¿Cómo los concibe y qué relación hay entre ellos? Porque hay un momento en el que OPS y El Roto incluso conviven…

La desaparición de OPS tiene que ver con razones históricas: el contexto social y político había cambiado y el lenguaje que corresponde a OPS ya no resultaba útil. La utilidad de todos mis trabajos es esencial para mí; los concibo como un tipo de servicio que puede traducirse en cierta influencia. Creo que, en un momento determinado, al cambiar la sociedad, OPS pierde sentido; pertenece al tardofranquismo, una época en la que el silencio se imponía de muchas maneras. De hecho, una obra de aquella época, un cortometraje, se titulaba La edad del silencio. OPS practicaba un lenguaje mudo y nunca quise ensuciar ese vehículo con el recurso al texto. Entonces, digamos que fue de forma casi natural, orgánica, el desarrollo de nuevas formas de expresión y lenguajes que iban aproximándose a lo que yo quería hacer. De hecho, aunque parece que pasó desapercibido, El Roto ya estaba en la época de OPS, con dibujos en la revista Hermano Lobo, si bien éste era el actor principal. Aunque OPS dejó muchos blocs de ideas sin realizar, creo que podría haber tenido algo más de trayectoria en un terreno entre poético e ilustrativo, pero yo percibía que necesitaba otro vehículo que me llevase más adelante en el tiempo.

Rábago, por su parte, está desde el principio, pero era una fase de aprendizaje lento y tortuoso, porque dibujar y pintar son dos cosas que no he nacido sabiendo, sino que he tenido que ir aprendiéndolas poco a poco y con bastante esfuerzo. Durante los primeros tiempos, el trabajo de Rábago estaba centrado en aprender a pintar, si bien ya intuía un territorio potencial, pero aún no lo tenía claro. Así, el dibujo y la pintura, que diría que ha sido mi primera afición, están unidas desde el principio. Incluso más, hasta mucho más tarde no tuve en el dibujo referentes importantes, dado que mi fuente de inspiración la encontraba en los grandes maestros de la pintura.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto