estamos pensando...

Las nuevas colonias penitenciarias

CIE, espacios oscuros en tiempo de derechos precarios

2016-11-23 10:56:49

Luis Carlos Nieto - 18-11-2016

El resurgir de un debate

Desde hace unas semanas ha vuelto a saltar con fuerza al debate público en España la discusión sobre la necesidad y constitucionalidad de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y una vez más se pone en cuestión la proporcionalidad de una medida tan restrictiva de la libertad personal como es el internamiento, cuya única finalidad legal sería la expulsión de quien se encuentra en situación irregular. Las fugas, los motines, los anuncios de huelgas de hambre de internos de algunos de estos centros han reanimado un debate que estaba adormecido. Intencionadamente dormido.

Parece como si de repente hubiera quedado al desnudo la realidad, la verdadera naturaleza de los CIE y que el debate social y jurídico hubiera redescubierto esta gran contradicción de las sociedades democráticas después de un largo periodo de silencio. Silencio muy expresivo, que pretende ocultar que en Europa existen lugares donde se priva de libertad a personas que no han cometido ningún delito y que además son un eje esencial de la errática política común de inmigración y asilo de la Unión Europea.

¿Qué está pasando entonces para que en los CIE españoles, instalaciones no penitenciarias por propia definición, los internos se amotinen, inicien huelgas de hambre, fugas consumadas y otras intentadas y que esto sea tan repetitivo?

A intentar valorar esta contradicción entre lugares a los que se pretende dar más una apariencia de cautela protectora alejada de contenido punitivo voy a dedicar estas reflexiones que, en mi opinión, llevan necesariamente a una conclusión clara: la necesidad de cerrar los CIE.

Los hechos hablan

Algunos intentos de fuga y motines hablan por sí mismos. El 18 de octubre pasado un grupo de 39 internos del CIE de Aluche, en Madrid, se amotinó en la azotea del edificio. Pedían a gritos “libertad”. El motín cuajó después de que la policía abortara un intento de fuga. Previamente, el 24 de agosto 17 internos se fugaron de este centro serrando los barrotes de una ventana de los baños.

El 1 de noviembre 70 internos se amotinaron en el patio del CIE de la Zona Franca de Barcelona, también después de un intento de fuga. El 22 de octubre 69 internos iniciaron una huelga de hambre que abandonaron a las 24 horas.

Previamente, a principios de octubre, 67 inmigrantes se fugaron del CIE de Sangonera, en Murcia. Durante la fuga cinco policías resultaron heridos. El Sindicato Unificado de Policía protestó por la falta de medios, añadiendo a su protesta algo muy importante: que el control de los internos no es una labor policial.

Estos son algunos ejemplos muy recientes de la situación interna de los CIE. Mientras, las alcaldesas de Madrid y Barcelona reclaman una vez más el cierre de los CIE después de estos acontecimientos. A ello habría que añadir una noticia que ha recibido poca atención pero que da cuenta de la gravedad de la situación en el interior de estos centros. Los tres jueces encargados del control del CIE de Aluche en Madrid, en un auto de 28 de octubre, ordenaron al director que instalara cámaras de seguridad en todos los espacios del edificio para evitar las zonas opacas. Quedan exentos de esta videovigilancia los espacios reservados o íntimos. Los jueces quieren que estén todos los ámbitos vigilados. Esta resolución permite apreciar la gran preocupación que tienen los jueces encargados de controlar la legalidad en los centros y evitar todas las zonas sin control.

[Leer completo en fronterad.com]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto