estamos pensando...

Exploradores de neuronas

Buscando el código en el cerebro En el Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS), se contempla el cerebro como una máquina que recibe información mediante los sentidos y los computa Esa secuencia temporal de ceros y unos es el llamado código neuronal, del que conocemos algunas cosas aunque en su mayor parte sigue siendo un enigma La mayor cantidad del tiempo de la investigación se destina a analizar los datos registrados en el ordenador para intentar encontrar patrones entre las redes neuronales.

2014-12-04 20:44:20

Concha Catalán – eldiario.es, Barcelona 02/12/2014

 

Jaime de la Rocha, doctor en Física a lacabeza del grupo de dinámica de circuitos corticales (Hospital Clínic de Barcelona)

 

 

 

La población mundial ha superado los 7.000 millones. Si comparásemos personas a neuronas, necesitaríamos más de catorce planetas Tierra para poblar un solo cerebro. No solo médicos, biólogos y químicos estudian nuestro órgano más complejo. La neurociencia recurre también a las matemáticas, la física o las ciencias de la computación para explorar este fascinante universo.

Se conoce en qué zona del cerebro se codifica la información de cada área sensorial gracias a mapas elaborados a partir del estudio de lesiones o tumores que revelan dónde se ubican habilidades determinadas. Por ejemplo, en la corteza auditiva primaria se procesa la información auditiva y en el lóbulo occipital -en la parte posterior de la cabeza- se procesa la información visual.

Se sabe también que las neuronas se especializan. Por ejemplo, en el campo visual, hay neuronas que identifican líneas horizontales y otras, líneas verticales; otras, ángulos; otras, caras; otras, conceptos como hoja o árbol... También se habla de las más complejas, como la 'neurona de la abuela' ( 'grandmother cell'), que reuniría no solo la imagen de nuestra abuela sino su voz, el recuerdo de algo que nos regaló, su perfume y todo lo que asociamos con ella.

La investigación de dos tipos de neuronas especializadas en cartografiar nuestra posición en un cierto espacio conocido ha merecido este año el Premio Nobel de Medicina. La mitad del premio fue para John O'Keefe del University College London, por descubrir las neuronas de lugar (' place cells'). Se especializan en ciertas partes del espacio –el sofá, el rincón del teléfono, etc– y lo cartografían como si se tratara de pequeños azulejos, aunque no únicos, porque cada neurona participa en mapas de distintos lugares. Su equipo las detectó colocando un ratón en un espacio circular. Cada vez que pasaba por un lugar concreto, se podía observar cómo se activaban determinadas neuronas. Luego lo ponían en un laberinto y en cada fragmento del espacio se activaban ciertas neuronas, siempre las mismas.

[Ver el artículo completo]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto