Todos somos Barcelona

Fábrica de ideología y feria de vanidades

Davos: fábrica de ideología y feria de vanidades para las élites. Entre el martes y el viernes se celebra el Foro de Davos, un encuentro repleto de grandes empresarios y dirigentes políticos en el que, sin embargo, no se toman decisiones concretas

2017-01-21 17:52:36

Daniel Ríos, infoLibre, 18/01/2017

El presidente del Foro de Davos, Klaus Schwab, junto al presidente chino, Xi Jinping. EFE

Este martes dio el pistoletazo de salida la reunión anual del Foro Económico Mundial, un encuentro más conocido como el Foro de Davos, por el municipio suizo en el que se celebra. Durante cuatro días –del 17 al 20 de enero–, gobernantes, políticos, grandes empresarios, periodistas y activistas se darán cita en conferencias, debates y reuniones que girarán en torno al "liderazgo sensible y responsable", el tema escogido para la edición de 2017. No obstante, las élites que acuden a Davos lo hacen también con otra intención: aprovechar el enorme altavoz que supone el foro para promocionar sus mensajes y hacer contactos.

La reunión anual de Davos, que lleva celebrándose desde 1974, es organizada por el Foro Económico Mundial, una entidad dirigida por el economista e ingeniero Klaus Schwab. Pese a no ser un evento de carácter oficial –la organización de Schwab es privada– ella acuden buena parte de las élites políticas y económicas del mundo: este año, por ejemplo, participarán el presidente chino, Xi Jinping; el secretario general de la ONU, António Guterres; la primera ministra británica, Theresa May; o el vicepresidente de EEUU, Joe Biden. El Gobierno español está representado por el ministro de Economía, Luis de Guindos, al que acompañan, entre otros, los banqueros Ana Botín y Francisco González (presidentes del Santander y el BBVA), el ejecutivo y exdiputado Josu Jon Imaz (consejero delegado de Repsol) o el presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete.

Pese a tal concentración de grandes poderes políticos y económicos –que se codean, además, con artistas o deportistas invitados como la cantante Shakira, el actor Matt Damon o el campeón del mundo de Fórmula 1, Nico Rosberg–, en el Foro de Davos no se toman decisiones. Es, más bien, "una representación física del poder", tal y como explica el periodista y exdirector de El País Joaquín Estefanía, que señala que la reunión anual cumple, fundamentalmente, dos objetivos: "verificar las tendencias mundiales" y servir como "feria de las vanidades".

"Decisiones, desde luego, no se toman", pero los encuentros sirven para que las élites tengan días de reuniones y contactos. "Muchos de los ejemplos de puertas giratorias, por ejemplo, se generan aquí", explica Estefanía, que señala que, sin embargo, estos encuentros de los más altos dirigentes económicos y políticos –acompañados de sus "intelectuales orgánicos", entre los que se cuentan "politólogos, sociólogos o periodistas" que dan la "pátina intelectual" al encuentro– tienen, para Estefanía, otro fin: que estas élites se presenten a sí mismas "como representantes del capitalismo de rostro humano".

El economista Ricardo García Zaldívar, presidente de Attac España, tiene igualmente una visión crítica del Foro de Davos, al que define como "un campo de golf inmenso para hacer negocios y para que vean que has entrado en la élite". Zaldívar coincide con Estefanía al afirmar que el evento anual se utiliza para "presentar la cara amable del sistema" a través de las intervenciones de "gente que practica el filantrocapitalismo" –Bono, cantante de la banda irlandesa U2, es un habitual de las reuniones– para maquillar que "la riqueza sigue concentrándose cada vez más".

"El Foro de Davos es una reunión de grandes empresarios y políticos que se erigen en dirigentes sin ninguna representatividad", continúa el economista, que además destaca una de las facetas del evento que menos atención mediática recibe: el "negocio" que supone. "Es un club para los muy ricos, y para participar en él tienes que pagar una fortuna", explica Zaldívar, que tacha el evento de "show a mayor beneficio de sus organizadores".

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—Si mi Dios si quisiera acabaría con todos los infieles. —¿Y no te has preguntado por qué no lo hace?

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto