Todos somos Barcelona

El agujero de la ingeniería fiscal

La ingeniería fiscal de las grandes empresas genera un agujero en Hacienda de más de 6.700 millones al año

2017-01-29 11:51:13

Las grandes corporaciones pagaron en 2014 un tipo de apenas el 7% por el impuesto de sociedades, mientras las pymes debieron abonar casi un 14%, según datos recogidos por los técnicos de Hacienda.

Montoro admitió el miércoles que "no se puede aceptar" que un "grupo consolidado esté tributando al 7%", cuando el tipo nominal está en el 25%.

Daniel Ríos, infoLibre,  26/01/2017

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el miércoles en el Congreso. EFE

 

 

6.754 millones de euros. Esa es la cantidad que el Estado dejó de ingresar en el año 2014 por las deducciones a las que pudieron acogerse las grandes empresas en el pago del impuesto de sociedades, según denunció este jueves el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), tan sólo un día después de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, asegurara que "no se puede aceptar" que las grandes empresas terminen pagando tipos mucho menores que las pymes por este tributo.

El pasado miércoles, Montoro criticó durante su intervención en la Comisión de Hacienda del Congreso la tributación real que realizan las grandes empresas por el impuesto de sociedades, un gravamen que actualmente tiene un tipo nominal del 25% pero por el cual las grandes corporaciones únicamente pagan algo más del 7% de sus beneficios. "No es explicable que, cuando cualquiera de nosotros está tributando lo que está tributando por el impuesto de la renta y una pyme está tributando al 18%, un grupo consolidado esté tributando al 7%", denunció Montoro, que sostuvo que "a los grandes grupos les conviene tributar más, porque si no, esto de la cohesión social no se sostiene".

Las declaraciones del ministro entroncan con el anuncio de que la Agencia Tributaria controlará con una nueva herramienta informática el patrimonio de las grandes fortunas para mejorar su lucha contra el fraude que se produce en este sector. Para Gestha, ésta es una buena noticia, pero no obstante, no actúa sobre lo fundamental: la propia estructura de la Agencia, que es la que, a su juicio, entorpece la persecución del fraude. "España tiene un déficit de plantilla para luchar contra la economía sumergida respecto al resto de Europa de 26.718 efectivos", y además "el 80%" de su plantilla "se dedica a investigar a autónomos, pymes y trabajadores" y no a los grandes evasores, critican los técnicos.

Es esa política, según Gestha, la que el Gobierno debería modificar para ser auténticamente efectivo en la lucha contra la evasión y la elusión fiscal que realizan tanto los grandes patrimonios como las grandes empresas. Los técnicos de Hacienda, de hecho, ponen cifras a una de las quejas de Montoro: la de la escasa tributación de las grandes corporaciones por el impuesto de sociedades. En España, señala el sindicato, sólo en el año 2014 el Estado hubiera ingresado 6.754 millones de euros más de los que finalmente se embolsó por este tributo si las grandes compañías hubieran pagado el mismo tipo real que pagaron las pymes.

Las grandes empresas pagan la mitad que las pymes

Los datos de 2014 –el último año del que Hacienda ofrece información definitiva– son palmarios a este respecto. Durante ese año, el tipo nominal del impuesto de sociedades aún se situaba en el 30% –actualmente se encuentra en el 25%–, pero, tal y como recoge Gestha, las pymes acabaron pagando un 13,9% tras acogerse a deducciones y exenciones mientras que, por su parte, los "grupos empresariales" (los conglomerados en los que normalmente suelen estructurarse las grandes corporaciones) abonaron únicamente la mitad: un 6,9% de sus beneficios.

Tal y como explica el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, en 2014 las compañías con menos de 10 millones de euros anuales de facturación y unos beneficios inferiores a 300.000 euros anuales –"casi todas las pymes", señala– tenían un tipo nominal del impuesto de sociedades del 25% y no del 30%, por lo que la diferencia entre el tipo establecido y el que finalmente pagaron de media es de algo más de diez puntos y se explica por beneficios fiscales, como la libertad de amortización, a los que tenían derecho estas compañías. Por el contrario, la brecha entre el tipo nominal del 30% que debían pagar las grandes empresas y el escaso 6,9% que acabaron abonando es de más de 23 puntos.

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Alá: “¡Qué barbaridad! ¿Cómo pueden hacer algo tan espantoso en mi nombre?” Jehová: “Si yo te contara…”

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto