estamos pensando...

Carlos Guzmán-Böckler

Las voces negadas tuvieron la palabra

2017-02-17 04:59:45

Joaquín Acevedo

El pasado 31 de enero de 2017 falleció el intelectual y sociólogo guatemalteco Carlos Guzmán-Böckler.

La muerte de Guzmán-Bockler me conmovió profundamente, por la importancia que para mi país y para mi vida tuvo su obra. Guzmán-Böckler, junto con Severo Martínez (autor de "La Patria del Criollo") marcó mi juventud. Me abrió los ojos a la realidad de nuestra Guatemala y me ayudó a entender nuestro hermoso y sufrido país.

Foto: Nelton Rivera

Carlos Guzmán-Böckler, Jalapa, Guatemala, 6 de agosto de 1930 - Sacatepequez, Guatemala, 31 de enero de 2017.

Carlos Guzmán-Böckler nació en Guatemala en 1930. Se formó en universidades de Guatemala, Santiago de Chile y París. Antes de iniciar su obra como sociólogo se dedicaba en Guatemala a su labor de juez de paz.

Guzmán-Böckler hizo historia en Guatemala al atreverse a señalar por primera vez en nuestro país que su estructura económica está basada en la explotación al indígena y que el racismo como parte de la ideología dominante sirve para justificar esta explotación y marginación.

En otras palabras: que los más pobres entre los pobres en Guatemala son los indígenas y que se usa el racismo como herramienta para mantener este estado de cosas, que es el que conviene a la clase dominante.

Para tener una idea de la importancia de la obra de Guzmán-Böckler, es necesario conocer algo de Guatemala y su historia, poco conocida en España y Europa.

Guatemala, pequeño, hermoso y sufriente país latinoamericano. Alrededor de la mitad de su población es indígena de una de las 22 etnias mayas.

La historia de Guatemala está sembrada por la pobreza de la mayoría de la población. Pero sobre todo está sembrada de racismo y de violencia del sistema en contra de los más débiles. La población Maya de Guatemala se ha visto históricamente marginada, explotada por la oligarquía blanca, menospreciada por la población mestiza (a quienes en Guatemala se les llama “ladinos” tal vez como una forma de justicia poética) y olvidados por un estado que estaba al servicio de los intereses de dicha oligarquía. Durante los siglos del período colonial tras la invasión española en el siglo XVI y después de la independencia, los mayas en Guatemala fueron tratados poco menos que como animales, sin reconocerse nunca los logros de su avanzada civilización, el arte y la belleza de su artesanía, su música, sus tradiciones, calificando a su religión (la cosmovisión maya destaca por su ecología y respeto a la Naturaleza) como “supersticiones”, a sus sacerdotes mayas como “brujos” y a su cultura como “cosas de indios ignorantes”.

Pero en las décadas de los 60 y 70 esa Guatemala estaba cambiando. Fueron muchos factores: los movimientos campesinos y populares que se lanzaron a la lucha por la tierra y por la defensa de las comunidades indígenas, las luchas sindicales, el movimiento estudiantil, la toma de postura a favor de los pobres en la Universidad de San Carlos de Guatemala (la universidad pública), así como de sacerdotes y religiosas en la iglesia católica gracias a la “Teología de la Liberación”…

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Se me ha ocurrido dividir los 60.000 m € que iba a devolver la Banca a los españoles (según de Guindos y Mariano), y me sale que nos han robado más de 1.200 € por cabeza. Así que he tirado la calculadora.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto