Todos somos Barcelona

NO A LA MINA

Artículo de Carmelo Jimenez Pérez, sobre el destrozo paisajístico, económico y cultural de los proyectos de minas a cielo abierto cerca de la capital

2017-03-23 13:13:27

Cada día es más difícil entender este país, esta región y, sobre todo, esta provincia. Ávila sobrevive gracias a la ganadería, agricultura y la riqueza ambiental de sus paisajes que ha llevado a mucha gente a invertir en turismo rural. Ahora, de golpe, hay alguien que quiere acabar con todo esto por la pretendida explotación del granito en la búsqueda de feldespato. Se apoyan en una antigua ley de minas que nadie entiende y que da permiso para destrozar territorios sin apenas compensar a sus propietarios.

Se llevan nuestra materia prima desde aquí, dejándonos aguas contaminadas, terrenos esquilmados e irreconocibles y la riqueza generada se la llevan a otras regiones. ¿Por qué no se plantean crear una fábrica de productos cerámicos en el Valle Amblés, con 1000 puestos de trabajo derivados del aprovechamiento del feldespato? A lo mejor entonces nos pensaríamos la dichosa mina. Quieren tapar bocas con posibles empleos, pero ¿cuántos? ¿Serían más de los que van a destruir acabando con pastos, siembras, colmenas, etc.? Evidentemente no.

Parece que la propiedad de la tierra, sólo significa la obligación de pagar la contribución. Podrás pisar tu tierra, pero poco más. Todo lo que hay debajo no es tuyo. Esto puede ser lógico en casos de necesidad de agua como bien común o yacimientos arqueológicos que por su importancia y puesta en valor de lugar a una inversión cultural que beneficiará a todos. Pero, ¿el feldespato es un bien común y para todos o es un bien para especular y enriquecer a unos pocos?  Y éstos no serán los dueños de las tierras, ya que no podrán intervenir en nada, solo verán cómo entran máquinas y se llevan sus rocas o lo que quiera que haya en el subsuelo ¿Y con estas tierras qué pasará? ¿Las expropian? Y si es así, ¿será para siempre o sólo mientras dure la explotación?  Miedo da pensar cómo quedarán estos terrenos una vez devueltos. Y nos gustaría saber  hasta dónde llega la propiedad de la capa superficial que pertenece y aprovechan  los agricultores y ganaderos ¿hasta los 15 cms?  ¿hasta los 50 cms?

Hay una dehesa llamada Gemiguel que pertenece al término de Riofrío y que parte de ella entra dentro de la zona explotable, la zona sur de la sierra de las Yemas. Hace más de 40 años toda esta sierra se sembraba de cereal, ahora se dedica a la ganadería extensiva. La naturaleza ha seguido su curso y poco a poco se ha ido poblando del árbol autóctono de la zona, por cierto muy protegido, que es la encina, llegándose a formar pequeños bosques. Estas encinas, para poder “olivarlas” o podarlas, hay que pedir permiso a la Junta de Castilla y León, cumplir unas normas y ¡cuidado con pasarte! que la multa es segura. Si entran estas máquinas “rompegranitos” ¿pasarán a ser también “rompeencinas”? Seguramente, porque lo interesante es lo primero, especular con el granito.

Además estos lugares poseen varios restos arqueológicos importantes, como son posibles campamentos prehistóricos de la Edad del Hierro, once verracos vetones incrustados en paredes de pajares y antiguas construcciones, restos de tumbas romanas que señalan claramente la existencia de una villa romana, los cimientos de una ermita posiblemente medieval, alguna tumba antropomorfa y al menos dos despoblados medievales (el propio Gemiguel y Mazarrones), de los que hay bastantes noticias en textos de su época. Si se invirtiera dinero en crear un paseo arqueológico por el lugar, seguramente daría más riqueza a la zona sin necesidad de destruir, pero los beneficios llegarían a más gente, y eso no interesa. Pero no sólo Gemiguel, ¿qué me dicen de Mironcillo con su castillo de Manqueospese y su altar prehistórico? o Sotalvo, Gemuño y el mismo Riofrío, de cuya belleza quedó prendado Azorín, que dedicó al lugar una de sus obras.

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Alá: “¡Qué barbaridad! ¿Cómo pueden hacer algo tan espantoso en mi nombre?” Jehová: “Si yo te contara…”

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto