Todos somos Barcelona

Aviones, golondrinas y vencejos

Tres especies muy beneficiosas, presentes en casi todos los pueblos de la Tierra de Arévalo

2017-04-16 01:46:44

 

Luis José Martín García-Sancho.

Hoy vamos a ver la diferencia entre golondrina común, avión común y vencejo común, tres especies presentes en casi todos los pueblos de la Tierra de Arévalo y muy beneficiosas pues se alimentan exclusivamente de insectos que capturan en vuelo. Son muchos los que llaman golondrinas a las tres. Veamos:

La golondrina común (Hirundo rustica) es la primera en llegar, normalmente, a últimos de marzo. El dorso y el cuello son negros, con reflejos metálicos azulados al sol. El vientre, blanco en las hembras y anaranjado en los machos. La frente y el mentón rojos. La cola es muy ahorquillada y presenta puntos blancos, más visibles en vuelo.

El avión común (Delichon urbica) llega algo más tarde que su pariente, generalmente en abril. Su aspecto es más rechoncho que el de la golondrina y tiene la cola menos ahorquillada. Es de color negro con reflejos metálicos por arriba y enteramente blanco por debajo, incluido mentón, cuello y pecho. También la parte comprendida entre la cola y la espalda, conocida como obispillo, es blanca (la golondrina tiene la espalda enteramente negra).

Sobre el vencejo común o arrecalgel (Apus apus) ya traté ampliamente en la Llanura en el número de septiembre de 2010. Por resumir: es algo mayor que aviones y golondrinas, con las alas muy afiladas, en forma de guadaña, patas muy cortas y coloración del plumaje casi negro a excepción de una pequeña mancha blanca en la parte inferior del pico. Tiene una forma de volar muy característica, rectilínea y veloz. No construye nido ya que nidifica en grietas y huecos de tejados, aleros y muros.

Tanto el avión común como la golondrina común hacen nidos de barro. En el caso de la golondrina, mezcla el barro con pajas y pelos y lo construye en forma de peana, es decir, con la parte superior abierta, sin tocar el techo. Suelen ser nidos solitarios en el interior de corrales o casas abandonadas. 

En el caso del avión el nido es exclusivamente de barro y saliva. Es cerrado, de forma esférica y con un agujero circular de entrada.  Además, suele agruparse formando colonias de cría en fachadas de edificios. Una de estas colonias de avión común se puede observar en el banco de Santander en la fachada que da a la calle Caldereros. 

Esta costumbre en la ubicación de los nidos queda reflejada en sus nombres científicos: Hirundo rustica para la golondrina que hace relación al mundo rural de patios y corrales. En cambio, el del avión es Delichon urbica es más urbano.

A la golondrina le gusta cantar sus alegres trinos en cables, balcones, antenas y aleros, en cambio el avión es mucho más parco en sus demostraciones sonoras. El vencejo sólo emite sus agudos gritos durante sus ágiles y rápidos vuelos circulares, en los que da la impresión que se va a estrellar contra las fachadas.

A la golondrina le gusta cazar insectos casi a ras de suelo. Es muy común ver a varias golondrinas detrás de los rebaños de ovejas capturando todos los insectos que levantan. Los aviones hacen sus capturas en un estrato superior, a altura de los edificios. Por último, los vencejos suelen cazar por encima de los tejados. Parece que lo de “juntos pero no revueltos” se cumple perfectamente entre estas tres especies.

[Leer completo en arevaceos.com]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Alá: “¡Qué barbaridad! ¿Cómo pueden hacer algo tan espantoso en mi nombre?” Jehová: “Si yo te contara…”

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto