estamos pensando...

Explosión de la industria porcina en España

No teman al TTIP, el peligro está en casa y es la industria porcina

2017-04-20 22:44:11

NACHO VALVERDE, Público, 14/04/2017 22:57

El empleo masivo de antibióticos, soja y maíz transgénicos en los cerdos, sumado al vertido incontrolado de purines suficiente para llenar 23 veces el Camp Nou, disparan los niveles de alerta sobre la salud humana y el medioambiente.

A finales de marzo un informe de las organizaciones Food & Water Europe, Amigos de la Tierra, CECU y VSFJustica Alimentaria Global revelaba el impacto global de la industria agroalimentaria del porcino española. Entre las principales conclusiones del informe se encuentra la expansión incontrolada de esta industria, que ha convertido al porcino español en uno de los modelos más similares al de la ganadería industrial estadounidense. Esta tendencia ha provocado una profunda concentración del sector del porcino, con el cierre de 128.000 granjas entre 1999 y 2013. Pese a esta deriva, la industria del porcino no para de crecer y ya supone un 37% de la producción ganadera española. El 40% de la producción porcina va a la exportación, esto ha supuesto que España lidere el ranking de la Unión Europea y sea el tercer país mundial en exportación porcina solo por detrás de China y Estados Unidos.

En los últimos años, el miedo de agricultores y ganaderos españoles y europeos a tratados de libre comercio como el CETA o el TTIP ha generado en la memoria colectiva la idea de una industria alimentaria europea protegida de prácticas como el regado con glifosato, los cultivos genéticamente modificados o la utilización de hormonas y antibióticos en las carnes. No obstante, el informe señala a España como el país europeo que mayor cantidad de antibióticos utiliza en los animales consumiendo un tercio de todos los medicamentos para ganadería utilizados en el conjunto de la UE. Además, la mayor parte de la soja y el maíz utilizados para los piensos son transgénicos facilitados por Monsanto para la ganadería industrial. “Uno de los grandes interesados en que triunfe el CETA o el TTIP ha sido España, que se ha mantenido en silencio. Nuestro modelo alimentario es mucho más perverso que el sistema norteamericano y canadiense. Entre las grandes integradoras se encuentran Cargill y Monsanto, quienes actúan como franquicias suministrando a las macrogranjas el maíz y la soja transgénica para los piensos. En España se engorda al animal y se lo vuelven a llevar fuera”, explica el presidente de la organización Mensa Cívica.

Dada la utilización masiva de antibióticos en los animales, esta organización -que reúne a diversos actores preocupados por la alimentación sostenible a lo largo de toda la cadena de producción (empresas de catering, restaurantes, cocinas autogestionadas, grupos de productores y logística)- elevó a la Comisión Europea una recomendación para que las compras públicas por parte de las administraciones exigieran una reducción de la carga de antibióticos en la ganadería. “Como la industria no quiere acabar con los antibióticos lo que estamos intentando es que la Unión Europea incentivo otro tipo de compra pública. Elevamos la recomendación en medio de la indiferencia del Ministerio de Agricultura y de la patronal de caterings que jamás han mostrado adhesión a esta propuesta”, añade su presidente Jorge Hernández.

España ha tomado el rumbo opuesto a los países históricamente líderes en exportación de Europa como Alemania y Dinamarca. En el país nórdico fue la propia industria porcina la que prohibió el uso de antibióticos promotores de crecimiento en los cerdos a partir de 1995. Gracias a esa preocupación el uso de estos medicamentos bajó por debajo de los 50 miligramos, mientras que España lidera el ranking de la UE alcanzando los 400 miligramos por kilo y los antibióticos se utilizan masivamente sin prescripción veterinaria. A pesar de la falta de regulación europea en este sentido, los países europeos han tomado la delantera cuestionando los métodos de la industria española y el dumping ejercido hacia el resto de países de la Unión. Conocidos son los casos como el volcado de carne de cerdo procedente de Aragón por parte de ganaderos franceses, que llevó a los medios patrios a cargar al unísono contra el vecino del norte.

El empleo indiscriminado de medicamentos no solo afecta al mundo animal, repercute directamente en la salud humana. El presidente de Mensa Cívica dice:  “El uso descontrolado de antibióticos está provocando que los humanos tengamos unos agentes antimicrobianos elevadísimos en nuestro cuerpo, es decir, que en España nos estamos acostumbrando a convivir con antibióticos y las bacterias se hacen resistentes. Si fuéramos atacados por bacterias resistentes como en el caso del E.coli, España tendría un grave problema de salud pública. Y si los antibióticos dejan de ser útiles en el ataque de las bacterias, corremos el riesgo de volver a la Edad Media desde un punto de vista sanitario”. En 2015, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) detectaba por primera vez en los cerdos la resistencia a un tipo de antibiótico que empleado como última opción en humanos infectados; y alertaba de que el uso indiscriminado de antibióticos en la industria ganadera es el culpable de la caída en la efectividad de los tratamientos.

[Leer completo en publico.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto