estamos pensando...

Murió el último gran visionario norteamericano

Denis Johnson, autor de Hijo de Jesús, Árbol de Humo y Sueños de trenes, falleció el miércoles a los 67 años. No deja descendencia literaria

2017-05-27 00:08:19

Marta Peirano, eldiario.es, 26/05/2017

Denis Johnson | Foto: Cindy Johnson / FSG Books

Hay que reconocerlo: la muerte no llegó y se lo aspiró sin más. No es como si se lo llevara sin más. Él dejó las marcas de las garras en su vida. 

Denis Johnson, Already Dead

Aún no ha acabado el curso y ya podemos decir que no es un buen año para las letras, la filosofía y el mundo en general. Derek Parfit, el último gran filósofo moral del mundo occidental, falleció el uno de enero. En menos de una semana le siguió John Berger, el último gran humanista. Hoy anuncian que perdimos a Denis Johnson, el último gran genio del relato norteamericano.

Era heredero de una estirpe que se remonta a Joseph Conrad y pasa por Flannery O'Connor y Raymond Carver y que se acaba con él. Lo ha confirmado Jonathan Galassi, presidente de Farrar, Straus & Giroux. Tenía 67 años. No ha dicho de qué. 

Los que no lo conocían encontrarán ahora una buena introducción en los obituarios de este fin de semana, porque todo el mundo tiene una historia favorita de Denis Johnson. Era un escritor de escritores. La mía se llama Urgencias ( Emergency) y es la más larga de las once que componen su obra maestra, el libro de relatos titulado Hijo de Jesús. La de Jeffrey Eugenides ( Las vírgenes suicidas, Middlesex, La trama nupcial) es  Accidente durante el autoestop, de la misma colección.  La intentaba diseccionar en el Paris Review hace solo unos meses; el viaje alucinatorio, la narración en tiempos múltiples, el descenso hacia la locura del personaje y de nosotros con él.

Explicada, la complejidad es paralizante. Y, sin embargo, parece la historia que te cuenta un borracho no muy listo que te asalta en el bar. Pero la historia te emborracha y vuelves a casa para soñar con ella. Así son todas sus historias y algunas de sus novelas. 

La mayoría de sus personajes son yonquis, alcohólicos o criminales que alucinan hasta redimirse en un relámpago de éxtasis. Todos un poco como el final de Un hombre bueno es difícil de encontrar. Como las nubes, de las que dice uno de ellos: "Vacías, nada dentro, y sin embargo hacen arcoiris". Es el hijo único de Carver y Flannery O'Connor, menos la severidad de ambos, sin moralina y con el lirismo de Scott Fitzgerald. Leer a Johnson es entrar en una especie de trance, una intoxicación que no es empatía. La empatía es más sencilla. Lo suyo es la posesión. 

Su influencia también empapa el cine y algunas de las mejores series de nuestro tiempo. Por ejemplo esta cita de Already Dead, su gótico californiano, que reconocerán los fans de  Breaking Bad: Yo trazo la carretera. Yo dibujo el mapa. A mi no me ocurren las cosas, a las cosas les ocurro yo. Los picos de Johnson son como un gas venenoso que te llena los pulmones y te transforma desde dentro. Sus frases te parasitan y prosperan. Con el tiempo es difícil creer que estas cosas salieron de un texto y no son sueños que tuviste o te pasaron a ti. 

Deja diez novelas, cinco libros de poemas y tres obras de teatro, un National Book Award por  Árbol de humo, su gran novela sobre la guerra de Vietnam; y una nominación al Pulitzer por Sueños de Trenes. No deja descendencia literaria. No le dieron el Nobel. Ahora se arrepentirán. 

[Tomado de eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto