estamos pensando...

La ironía fascista

La extrema derecha usa la ironía para difundir su ideología fascista. Los expertos afirman que la llamada derecha alternativa o 'alt right' ha bombardeado el imaginario colectivo utilizando el humor y la ambigüedad como tácticas para confundir

2017-06-06 23:48:09

“A través del humor y la ironía pueden avanzar en el terreno afectivo sin tener que retroceder en el ideológico”, explica el experto Alexander Ross

El hecho de repetir con ironía las ideas de la extrema derecha contribuye a sentar las bases de la normalización del racismo, la misoginia y la islamofobia

Jason Wilson, theguardian/eldiario.es, 28/05/2017

El meme Pepe la Rana con la cara de Donald Trump. Este meme ha sido utilizado regularmente en foros y discusiones de la extrema derecha.

A principios de este mes, cientos de manifestantes de la “derecha alternativa” (extrema derecha) se reunieron en la rotonda del Boston Common, un importante parque de la ciudad, para reivindicar la libertad de expresión. Entre los manifestantes había grupúsculos nuevos y antiguos, como los Oath Keepers (guardianes de los juramentos) y los  Proud Boys (chicos orgullosos). En cambio, no se vieron ni esvásticas ni a un solo cabeza rapada.

Predominaban las imágenes ostensiblemente cómicas, copiadas de foros y de las redes sociales. Parecía un poco la versión animada de 4chan , el tablón de mensajes favorito de la llamada derecha alternativa.

Al menos uno de los manifestantes iba disfrazado de Pepe la Rana (adoptada por este movimiento en contra de la voluntad de su creador). Otros llevaban la bandera de Kekistán, un país imaginario creado por los miembros de 4chan. Kyle Chapman, un partidario de Trump que se convirtió en un meme de Internet tras golpear a antifascistas con un palo mientras se protegía con una máscara de gas y el escudo de Capitán América, pronunció un breve discurso. Poco después los participantes se enfrentaron con un grupo de manifestantes antifascistas.

Hasta no hace mucho era difícil imaginar que la violencia callejera pudiera ir de la mano de memes de internet. Sin embargo, los expertos afirman que la derecha alternativa ha conseguido cambiar la consciencia colectiva y ha logrado que la ironía se convierta en un arma. Utiliza el humor y la ambigüedad como tácticas para confundir a los adversarios.

La semana pasada,  el Data & Society Institute publicó un informe sobre la información falsa y la manipulación que circula por la red y que está alterando el debate político de Estados Unidos. El estudio analiza cómo ciertos miembros de la derecha alternativa “difunden la noción de la superioridad de los blancos, los mensajes islamófobos y la misoginia a través de la ironía y de su conocimiento de la cultura de internet”.

Una de los autoras de este informe, la doctora Alice Marwick, señala que los tropofascistas primero se dejaron ver en lugares recónditos de internet y más tarde fueron adoptados por la derecha alternativa.

Para el nuevo movimiento de la derecha alternativa “la ironía tiene una función estratégica”, ya que les permite rechazar ciertas ideas y al mismo tiempo defenderlas y difundirlas.

Marwick indica que desde el año 2000 en los foros como 4chan se ha utilizado, de forma muy calculada, lenguaje e imágenes ofensivos para provocar la airada reacción de terceros. Llamando “maricones” a los usuarios o creando memes que se hacen eco de horribles estereotipos racistas, consiguen alejar a los que no piensan como ellos de espacios de diálogo que, en principio, suelen ser abiertos.

Saltarse las reglas de lo políticamente correcto y de un intercambio de opiniones educado es “un acto de rebeldía” en estos espacios, donde abunda un tipo de virilidad adolescente.

Esta fue la táctica que utilizó el año pasado Milo Yiannopoulos en la página web Breitbart News. Afirmó que la difusión de imágenes antisemitas por parte del movimiento de la derecha alternativa no era nada más que una broma transgresora.

“¿Estamos ante unos fanáticos?”, se preguntaba: “No somos antisemitas, de la misma forma que los fans del death metal de los ochenta tampoco eran unos satanistas. Solo querían escandalizar a sus abuelos”.

Lo que Yiannopoulos no dijo, según Marwick, es que estos espacios de debate fueron resultando cada vez más interesantes para los supremacistas blancos convencidos. Se convirtieron en el sitio idóneo para captar a nuevos seguidores y para difundir sus ideas.

En otras palabras, la cultura trol se ha convertido en el espacio ideal para que el fascismo pudiera esconderse a plena luz del día.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

ACTUACIÓN FIESTAS DE VERANO Todos los días, el grupo de música española: Alí Babá y los Cuarenta Genoveses. (Procurar no llevar carteras ni relojes)

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto