estamos pensando...

El Patio Maravillas se va

Cuando el elefante deja de surfear en las olas del tsunami

2017-07-04 02:25:54

Nació en julio de 2007 y en julio de 2017 se cierra: el Patio Maravillas concluye una década en la que ha tenido mucho que ver con los grandes cambios de la ciudad

El centro social participó activamente en el 15M y en la gestación de la candidatura municipalista Ahora Madrid que llevó a Manuela Carmena a conquistar Cibeles

El colectivo se llamaba Atravesando el Tsunami hasta que descubrieron el patio en el edificio que acababan de ocupar el 1 de julio de 2007: un antiguo colegio abandonado en la calle del Acuerdo, 8

Andrés Gil, eldiario.es, 30/06/2017

La puerta del primer Patio en la calle Acuerdo. Álvaro Minguito

"El 26 de diciembre de 2004 una gran ola se levantó en el océano Índico. Los primeros en notarlo fueron los animales. Mientras todo el mundo intentaba huir en vano, los elefantes se metieron en el agua y se enfrentaron a la ola: sobrevivieron. Esta ciudad vive un Tsunami inmobiliario y político que amenaza con destruir nuestras vidas. Si queréis una definición de lo que somos, imaginad un elefante haciendo surf en las olas de un Tsunami".

Así se definía el Patio Maravillas en su primer comunicado, en julio de 2007. El colectivo se llamaba Atravesando el Tsunami, hasta que descubrieron ese patio en el edificio. Acababan de ocupar el antiguo colegio abandonado en la madrileña calle del Acuerdo, 8, y arrancaba una década de un centro social que ha tenido mucho que ver con los cambios que se han producido en Madrid, desde el 15M hasta el nacimiento de la candidatura municipalista Ahora Madrid que gobierna la capital y que cuenta con concejales participantes activos del Patio como Guillermo Zapata y Celia Mayer.

Ana y Lucía han participado en el Patio Maravillas desde el primer día. ¿Qué ha supuesto el Patio? "El Patio bebe de la experiencia de centros sociales previos en la ciudad de Madrid –Minuesa, Guindalera, Labos–, pero lanza una nueva experimentación del centro social", apunta Lucía. "No terminábamos ver la idea de abrir y que pasara cualquier cosa. Queríamos que tuviera un proyecto político potente, con líneas de actuación concretas y herramientas concretas, como la precariedad con asesoría; migración y fronteras; y cultura libre", añade Ana.

Lucía defiente la vigencia "de espacios de socialización sin mercantilismo, que luchen contra la especulación. Tiene que ser un derecho de ciudadanía. Hemos sido muy capaces de abrir espacios y generar olas de desborde y control". Y añade: "Hemos aportado ese avance en centros sociales y los que han venido después han tenido que ver con el Patio y el 15M, como la Morada, el Eko... No tanto la propiedad, sino que su modelo de gobernanza ha determinado que fuera un bien del común. Ahí hemos experimentado muchísimo, que participaran miles de personas y con un cuerpo político fuerte que hablaba a la sociedad. El Patio era un espacio físico que podía utilizar cualquiera, un agente político en la ciudad que lo ha sido tanto que ha participado en el 15M y en muchos momentos, y una comunidad de afectos y cuidados. Eso se queda".

¿Por qué se eligió Malasaña? "Antes de ocupar", explica Ana, "sólo teníamos el criterio de estar dentro de la M30, en un espacio más o menos céntrico, metropolitano y que no estuviera en Lavapiés, que ya estaba trilladísimo. Queríamos experimentar sin el peso de la tradición lavapiesina, que estaba ya muy organizado, con sus redes, y Malasaña era un sitio con tradición de lucha".

Después del desalojo de Pez, 21, a los diez días de las elecciones municipales que llevaron a Manuela Carmena a Cibeles, el Patio no ha dispuesto de un espacio físico. "Si nos llega a pillar el asalto institucional con un sitio seguro", reflexiona Ana, "el Patio habría tirado. Pero nos desalojan el 11 de junio, nos pilla en un momento de cambio, de recomposición, en el que ahora están los nuestros en la institución. Entonces, ocupamos un edificio –en la calle del Gobernador, donde ahora está la Ingobernable– antes del cambio de gobierno... Pero lo hicimos demasiado pronto. Nos pilló con mucho cambio y revoltijo personal. En otro momento habríamos aguantado".

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—¿Nos hacemos unas vacaciones pagadas, alcalde? —Vale, Héctor, a Cataluña. Me han hablado de una colección Bassat. —Que venga el gerente de Lienzo Norte y entre los tres seleccionamos las obras.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto