estamos pensando...

Golpe de Carmena a la corrupción periodística

El gesto del Ayuntamiento de Madrid al publicar abiertamente por primera vez el criterio seguido y la cantidad invertida en cada medio, tiene especial trascendencia. El Ayuntamiento "ha acabado con el reparto a dedo".

2017-08-14 00:27:49

Miguel Álvarez-Peralta, infoLibre, 13/08/2017

Hay logros democráticos que pasan sorprendentemente desapercibidos, para la enorme trascendencia que tienen. Como todo el mundo sabe, uno de los problemas fundamentales de este país es la corrupción estructural, la sensación de impotencia ante la misma y a la vez el miedo ante propuestas políticas de ruptura con lo viejo. Miedo fomentado desde algunos medios que forman parte de esa trama de corrupción. El mecanismo más directo para comprar medios es asignarles publicidad institucional desde ayuntamientos, consejerías, ministerios, etc. Campañas como las de tráfico, de vacunación o anti-tabaco, por ejemplo, pagadas con dinero público. Pero el Ayuntamiento de Madrid acaba de dar un paso histórico en este terreno.

Hace muy poco confirmábamos como durante años, bajo los mandatos de Ana Botella y Gallardón, el Ayuntamiento inyectaba millones de euros a medios afines, vulnerando cualquier criterio de proporcionalidad. Manipulaban así la esfera mediática madrileña. También hemos sabido que Aguirre e Ignacio González desviaron más de 55 millones para beneficiar al periodismo amigo, por ejemplo con publicidad de Metro de Madrid en La Razón e Intereconomía. También Cospedal bendijo con fondos públicos a los medios de la Iglesia, igual que Rita Barberá, quien además de dopar medios afines en Valencia, pagó un plus con dinero público a la agencia que llevaba su campaña. El propio gobierno de Rajoy gastó 37,5 millones privilegiando a las redacciones de Marhuenda, Alfonso Rojo, Jiménez Losantos, ABC o El Confidencial. No es el mercado quien las mantiene, es el estado. Pese al dictamen del Consejo de Transparencia, que califica esta información de “interés público”, por encima del interés comercial, no se han publicado las cantidades exactas. De hecho, ocho ministerios han pleiteado ante la Audiencia Nacional para que se mantenga en secreto.

Hemos llegado a ver casos especialmente bochornosos, en que los fondos iban a parar directamente a manos del partido, a sospechosos medios-fantasma, o a blogs de muy dudoso valor periodístico. No sólo el PP ha caído en la tentación, también la Junta de Andalucía favoreció a El País, o la Generalitat a los grupos Zeta y Godó.

Hablamos en total de muchos cientos de millones inyectados al sistema informativo a dedo y de forma opaca, adulterando el mercado. Un método de corrupción que le hace a uno añorar las ventajas de un liberalismo honesto, de una libre competencia real, sin trampas, donde la audiencia decida qué medios progresan o se hunden. Tan generalizado ha sido el truco, que el Tribunal de Cuentas ha denunciado la falta de transparencia con que se contratan estas campañas, e incluso informes europeos recogen el subdesarrollo del sistema de medios español en cuanto a dependencia política y falta de control. Los sindicatos de periodistas llevan años denunciándolo.

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto