estamos pensando...

Música y literatura

¿Ayuda la música a escribir mejor literatura?

2017-08-25 21:23:35

Esteban Ordóñez Chillarón, Yorokobu, 23 agosto 2017

José Saramago escuchaba a Beethoven en su estudio y volaba. Levantaba los brazos y se imaginaba dirigiendo una orquesta. «Era magnífico verlo oír música», contó la traductora y viuda del maestro. No es una imagen rara: un escritor transportado por una melodía, reproduciéndola en bucle, tratando de soplar en el pentagrama para averiguar qué se esconde debajo… Muchos autores han recurrido a la música para despertar el estado de ánimo que pudiera guiarlos en la búsqueda de mundos imaginarios o para dar forma a sus historias.

El debate, como en todo lo que atañe a la creación, es eterno: ¿se escribe mejor con música o sin ella? Hay escritores que componían sus textos aspirando a la música; escritores, poetas, como Vicente Aleixandre, que reconocía la incapacidad de las palabras frente a las armonías: «La poesía es más pobre que la música porque tiene un peso, una ganga, imposible de eliminar». Para él, la lírica, al depender de las palabras, era esclava del concepto, mientras que la música se expresaba «con una generosidad innombrable».

La chispa: la música como vehículo para encontrar una historia

¿Qué aporta la música que tantos genios han acudido a ella? El escritor mexicano Juan Villoro dio una clave en una charla: «Es una manera de recuperar el tiempo perdido. Cuando escucho una canción no solo oigo la melodía, sino que revivo las escenas que he asociado con esa canción».

Entramos aquí en uno de los motivos que convierten a la música en una aliada de la literatura: su inmensa capacidad de evocación. Algunos escritores usan la música en la etapa de ideación de la historia y, sin embargo, prefieren el silencio al sentarse ante el teclado.

¿Cómo entender el mecanismo? Hay un lugar en nuestra mente, una habitación casi inaccesible donde flotan canciones, ritmos y armonías que llevan adheridos olores, temperaturas, tactos, voces, miedos. La música, durante toda nuestra historia, nos ayuda a guardar pasajes completos no simplificados ni mermados por la reconstrucción tramposa del relato que nos contamos a nosotros mismos con el paso de los años.

Usemos una metáfora: una canción es un cuenco que recoge una vivencia (o una mezcla de ellas); la recoge en su pura sensorialidad, sin orden, descompuesta en cientos de hebras que vamos a imaginar como limaduras de hierro. Ese cuenco no desaparece de nuestra mente. De pronto, un día, volvemos a oír la canción y su melodía actúa como un imán, erizando las limaduras, agitándolas, haciéndolas fluir.

No es una explicación científica sino una forma de visualizar lo que se despierta en nosotros. En una ocasión, dejando que YouTube reprodujera temas a su aire, comenzó a sonar Toda una vida de Antonio Machín. De pronto, olía a sal de pipa y a verano: siguiendo esa pista pude escribir un relato de infancia que no era real en los hechos, ni mucho menos, pero sí guardaba una fidelidad emocional con el pasado que la realidad en sí misma era incapaz de comunicar.

No es necesario ni siquiera que la canción te gustara en su momento o que tuviera un mínimo de calidad, simplemente sonó y atesoró un mar de información. Pero, quizás, resulte demasiado limitado hablar de canciones que escuchamos en el pasado.

Las músicas nuevas también pueden ayudar a crear nuevas imágenes que, inexplicablemente, sentimos conectadas a nuestra historia.

Habría que buscar una explicación a este fenómeno. Quizás Gabriel García Márquez nos aporte una pista: «Descubrí el milagro de que todo lo que suena es música: autos de las calles, claxon, vocería; todo». ¿Procesamos musicalmente incluso lo que no es música hasta el punto de que luego podemos encontrarlo en genios tan distantes como Schumann o en Camarón de la Isla?

[Leer completo en yorokobu.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto