estamos pensando...

El enigma que se resolvió en la hemeroteca

El enigma que se resolvió en la hemeroteca de El Norte de Castilla. Así se investigó la fecha de un foso de represaliados en el cementerio vallisoletano de El Carmen a través de un recorte del periódico

2017-08-28 13:09:55

VÍCTOR VELA, El Norte de Castilla, Valladolid, 27 agosto 2017

Algo extraño sorprendió a la arqueóloga Marta Escribano cuando paseaba su brocha por el interior de la cuarta fosa común del cementerio del Carmen. Exhumaba los restos del cuerpo número 28. Retiraba con cuidado capas de arena, tierra y cal cuando se topó con una fibra que parecía lana y, junto a ella, una masa marrón que tal vez era, seguro que era, un trocito de papel doblado. Lo cogió con mimo, lo sacó fuera de la fosa, se lo mostró a sus compañeros, lo desplegaron sobre una mesita de plástico blanco y supieron muy pronto que ahí, en esa masa de celulosa, había un tesoro.

Habían hallado la clave para desentrañar el misterio de la cuarta fosa del Carmen.

Aunque eso ellos, los integrantes del equipo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica que exhuman este verano los cadáveres de represaliados de la Guerra Civil, eso aún no lo sabían.

Ese trocito de papel –que milagrosamente había sobrevivido 81 años en el interior de una fosa– iba a servir, ha servido, para responder muchas preguntas. Aunque a primera vista no lo pareciera. El papel estaba doblado en cuatro pliegues que había que manejar con tiento para que no se deshiciera en las manos. El paso del tiempo había provocado importantes daños y borrado la mayor parte de las palabras escritas en él. Pero hubo suerte. Tal vez porque estuvo guardado en el interior del bolsillo lateral izquierdo de una chaqueta de lana, y esa fibra natural contribuyó a aislarlo mejor de la humedad. Tal vez porque el cuerpo, aunque enterrado a gran profundidad (1,70 metros) estaba dentro de un ataúd. Tal vez por la falta de acidez de la tierra. Tal vez por simple fortuna. Pero ahí estaba el papel. Y descubrieron que en él había letras y palabras que lanzaban extraños mensajes.

Vieron con claridad que ponía Marcaillou. Ya su lado un número.

12 Marcaillou.

¿Alguien tiene idea de qué significa esto? Entonces buscaron en Google, por si acaso, porque quién sabe, porque vete tú a saber.

Marcaillou, teclearon en el teléfono móvil. Y una página de wikipedia les brindó la respuesta. Sylvain Marcaillou (8 de febrero de 1911-28 de septiembre de 2007) fue un ciclista francés. Participó seis veces en el Tour de Francia. Quedó quinto en el de 1937. Sexto en el de 1939. Duodécimo en la edición de 1936. Quedó en el puesto número 12 en la edición del Tour de Francia de 1936.

Había más palabras sueltas que se podían rescatar de aquel trozo de papel. También ponía 5 Mersc (faltaría la h final del apellido del ciclista que quedó quinto aquel año en la ronda gala). Encontraron un 10 Level. Luego unos puntos supensivos y unas cifras al lado que parecían, eso parecían, los tiempos de una posible clasificación. Había debajo unas letras algo más grandes que se podían leer algo mejor: «El secreto del anuncio», decían. «El secreto del anuncio». Ninguna pista más sobre qué podría ser aquello.

Pero había algo por lo que empezar. Un papel doblado. El nombre de un ciclista que quedó duodécimo en el Tour de 1936. Algo que parece una clasificación. Y un mensaje que dice ‘El secreto del anuncio’.

Con estos simples indicios, integrantes del equipo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica se acercaron hasta el Archivo Municipal para consultar la hemeroteca de El Norte de Castilla, con la esperanza de que la clasificación ciclista se hubiera publicado en el diario decano de la prensa española. Escribieron de nuevo Marcaillou. Y la suerte estuvo de nuevo de su parte. El buscador les dirigió a la página 7 de El Norte de Castilla del jueves 6 de agosto de 1936, en la que se informaba de que el domingo anterior había concluido la carrera francesa, con Sylvere Maes como ganador de la clasificación general... y Marcaillou en el puesto duodécimo.Y Level en el décimo. Y Mersch (faltaba la h) en el quinto.

[Leer completo en elnortedecastilla.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—¿Nos hacemos unas vacaciones pagadas, alcalde? —Vale, Héctor, a Cataluña. Me han hablado de una colección Bassat. —Que venga el gerente de Lienzo Norte y entre los tres seleccionamos las obras.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto