estamos pensando...

De la esperanza al odio

Cómo Internet ha alimentado a la extrema derecha desde sus inicios

2017-09-05 02:22:18

El inicio de Internet estaba lleno de esperanza: la información sin límites nos haría más sabios y menos intolerantes, pero ¿cuándo se ganó el odio su espacio?

Jamie Bartlett, theguardian/eldiario.es, 03/09/2017

Neonazis, simpatizantes de Alt-Right y supremacistas blancos participan en una marcha en la noche antes de la manifestación 'Unite the Right' en Charlottesville, Virginia. Marchan con antorchas a través del campus de la Universidad de Virginia. Zach D Roberts/ZUMA Press

En la década de los noventa, el abogado y escritor estadounidense Mike Godwin propuso una ley sobre el comportamiento de los primeros usuarios de Internet. Godwin afirmó que a medida que creciera la comunidad de internautas y los debates virtuales, también aumentaría la probabilidad de que los internautas compararan a los que no piensan como ellos con los nazis o con Hitler. En resumen, cuanto más activo sea el usuario de Internet, más probabilidades de que termine siendo desagradable.

Por aquel entonces no podíamos saber que “la ley de Godwin” solo sería la mitad de la historia: los que participan en debates virtuales pueden pensar que los que tienen una opinión contraria son nazis. Y de hecho, algunos lo son.

El evidente éxito de la “derecha alternativa” y otros movimientos de extrema derecha en Europa y en Estados Unidos desconcierta a muchos analistas. Les resulta increíble que estos nacionalistas estén utilizando Internet, que se suponía la esencia misma de la apertura, el progresismo y la tolerancia, para promover una agenda que ensalza ideales opuestos. Sin embargo, lo cierto es que la extrema derecha a menudo ha abrazado con entusiasmo los avances tecnológicos y desde los inicios de Internet se percató de su gran utilidad.

Todo empezó con los futuristas italianos; unos protofascistas de principios del siglo XX. Soñaban con fulminar la historia y la tradición para poder avanzar hacia un futuro en el que primara la tecnología, la violencia y la masculinidad. Las armas, los automóviles y las radios eran la tecnología del momento, pero esas mismas dinámicas se dan con las tecnologías actuales.

Si nos remontamos a la década de los noventa del siglo pasado, antes de que tuviésemos acceso a Internet, el movimiento de nacionalistas blancos Stormfront ya se percató de que los ordenadores conectados a una red podían ayudar a promover su causa. Tal vez fue el primer movimiento político de Estados Unidos que puso en marcha un sistema de boletín electrónico (BBS), que en aquel momento era una mezcla entre un foro y un sitio web, y en los ochenta fue la principal vía de acceso a la red para los primeros internautas. En 1995 Stormfront ya había conseguido convertir su sistema de boletín electrónico en una página web.

Don Black, el exlíder del KKK, gestionaba esta página web y la describió con una expresión que ahora resulta muy familiar. Indicó que el objetivo de la web era “proporcionar un medio de comunicación alternativo” y crear una comunidad virtual para el fragmentado movimiento de nacionalistas blancos.

"Cread páginas web bonitas"

“ ¿Es el odio un fenómeno nuevo en Internet?”, preguntaba un sorprendido articulista en 1998. Desde entonces muchos se han hecho esa pregunta. La respuesta era y sigue siendo no. Stormfront es la regla, no la excepción. Durante los años 2000, el Partido Nacional Británico, de extrema derecha, fue el partido del país con la página web más activa y mejor diseñada. En 2013 se convirtió en el primer partido que incorporó juegos en su web. Por ejemplo, para fidelizar a los usuarios, daba premios a los que mencionaran determinadas palabras clave en sus posts.

En los años previos a los atentados de Noruega de 2011, el terrorista Anders Breivik escribió un manifestó de 1.516 páginas titulado 2083: Una Declaración de Independencia Europea . En él remarcaba su convencimiento de que los medios sociales, y en especial Facebook, facilitarían la lucha de los movimientos de resistencia blancos contra la multiculturalidad porque ofrecían nuevos medios para difundir la propaganda y unían a personas del mundo entero que pensaban de forma parecida. Incluso instó a todos los patriotas a “crear páginas web bonitas, un blog y un buen perfil de Facebook…para promover la organización”. 

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto