estamos pensando...

La industria cultural se estanca

El tímido crecimiento que recoge el anuario de la Fundación SGAE no palía el efecto de la crisis, que le ha supuesto a algún sector la mitad de su recaudación

2017-09-25 00:52:15

Clara Morales, infoLibre,  20/09/2017

Concierto de Alejandro Sanz en el estadio Vicente Calderón el pasado junio. EP

Si hay una milagrosa recuperación económica en España, la cultura no la está notando. Es la conclusión que puede extraerse del anuario publicado el martes por la Fundación SGAE. El informe elaborado anualmente por esta organización de la sociedad de gestión de derechos de autor es el más completo sobre el estado de la industria, y compila datos de artes escénicas, de música grabada y en directo y de cine. Quedarían fuera, por tanto, los libros, pero las cifras aportadas por el documento siguen justamente la senda marcada en su propio informe por la Federación de Gremios de Editores de España: un crecimiento muy modesto, lejos de las cifras precrisis, que dibuja líneas horizontales en los gráficos y hace imposibles tanto los grandes titulares como el optimismo del sector. 

Así, la recaudación de música grabada aumentó un 1,7% en 2016; la de teatro y danza, casi un 4%; la de la música clásica creció un 4,2%; y la del cine, un 6,5%. El sector que mejor acaba el ejercicio es el de la música popular en directo, que se embolsó un 12,2% más que el año anterior. El problema es que todos estos aparentes éxitos tienen nota a pie de página, y que todos quedan aún muy lejos de las cifras de 2008, el momento en el que el bolsillo de la industria cultural empezó a vaciarse. 

Miremos a la música popular en directo —que, en el anuario SGAE, viene a ser todo lo que no se considera música clásica—. No solo aumenta su recaudación con respecto al año pasado, sino que crece aún más con respecto a 2008, cuando, pese a las vacas gordas, se embolsaba casi un 20% menos que hoy. ¿Cómo se explica esto? Según la Fundación SGAE, por el "empuje de los macrofestivales y grandes conciertos". Si vamos a la letra pequeña, veremos que, al mismo tiempo, en 2016 hubo casi 2.000 conciertos menos que el año anterior (una caída de un 2,2%) y que entre 2008 y 2016 en España dejaron de celebrarse casi cuatro de cada diez conciertos. ¿Cómo es posible? La respuesta llega al eliminar a los grandes conciertos y festivales de las cifras totales. Sin ellos, la imagen de la industria, la de las salas y las giras modestas, es distinta: pierde casi dos millones de euros de recaudación en un solo año y el 2% de su público. En ocho años, sin contar con el tirón de los grandes eventos, el 35% del público de música en directo se ha esfumado. 

Al otro lado de la industria, las discográficas son las que menos pueden alegrarse por sus datos: su crecimiento en 2016 no llega al 2%. Esto no parece ser, sin embargo, la peor de las noticias para uno de los sectores que más acusó la llegada de la crisis, que se sumó al cambio drástico de modelo que supuso pasar del disco en formato físico al digital. Más de 6 de cada 10 euros invertidos en música grabada van a parar hoy al formato digital, e incluso este ha sufrido una transformación: el 87% de sus ingresos vienen ya del streaming, con plataformas como Spotify copando el mercado. El sector digital ha crecido un 26% solo en el último año, lo que viene a compensar aproximadamente lo que ha caído el mercado físico. Pese a la completa transformación del sector, las pérdidas acumuladas desde 2008 alcanzan el 40%.

Mejor salud parece lucir la música clásica, que, sin llenar estadios ni festivales con cuatro escenarios, crece en 2016 tanto en público (+3,3%), número de conciertos (casi 15.000, un 2,3% más) y recaudación (1,6 millones, 4,2% más). Su curva de descenso desde el inicio de la crisis es menos pronunciada que la de las demás industrias... y quizás eso tenga que ver con que actualmente el 65% de las actuaciones de música clásica son gratuitas. Pese a eso, hoy se celebran 2.887 conciertos menos que antes de la crisis, con 843.559 espectadores menos y 5,6 millones de euros perdidos.

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—¿Nos hacemos unas vacaciones pagadas, alcalde? —Vale, Héctor, a Cataluña. Me han hablado de una colección Bassat. —Que venga el gerente de Lienzo Norte y entre los tres seleccionamos las obras.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto