estamos pensando...

Entrevista a José Enrique Ruiz-Domènec

"Se ha sustituido la democracia parlamentaria por una aparente democracia callejera y populista"

2017-09-26 20:35:35

“El Estado español carece de musculatura para enfrentarse a problemas tan serios como la creación desde hace décadas de una narrativa independentista en Catalunya”, afirma el historiador

“España no es un Estado fallido, pero sí es un Estado que falla mucho a la hora de tomar decisiones que afectan al conjunto de la sociedad”

“El movimiento soberanista está reclamando internacionalmente que aquí no se vota y que no les dejan votar, simplemente porque han focalizado todo el voto en un referéndum como la fase suprema y sublime de la democracia”

Ramón Lobo, eldiario.es, 25/09/2017

José Enrique Ruiz-Domènec. Enric Catalá

José Enrique Ruiz-Domènec (Granada, 1948) es historiador. Sus especialidades son Europa y la Edad Media. Vive en Barcelona desde 1968.  En una anterior entrevista, publicada también el eldiario.es, dijo que España no podía ser un país unitario porque no lo había sido nunca y que los dos únicos intentos serios de conseguir esa unidad fueron los omeyas y el general Franco, y ambos fracasaron. Esta vez la conversación es telefónica y se concentra en la crisis territorial, España y Catalunya.

Angela Merkel tiene, o tuvo, dos historiadores de cabecera a los que consultaba durante la crisis de Ucrania. En España, se escucha poco a los historiadores, el poder no les pregunta.

En España, los historiadores vivimos recluidos en nuestros seminarios y observatorios de trabajo, publicamos nuestros libros, que son debatidos en nuestra esfera profesional y quizás en algunos casos por un periodismo de alto nivel e interesado. Pero llegan con dificultad al ámbito de la política. La gran paradoja, sin embargo, es que muchos de los temas que los políticos plantean son de carácter histórico. Por eso no deja de ser curioso que para hacer un buen diagnóstico de los temas que tienen un sustrato histórico no se recurra al historiador.

¿Existe un problema español más que uno catalán como sostiene López-Burniol? En nuestra anterior conversación decía que somos un Estado que no resolvió sus problemas en la Edad Media y en el siglo XIX como hicieron otros países.

Estoy convencido de que la situación a la que hemos llegado tiene una parte, que tal vez es menor, que corresponde al nacionalismo catalán, y otra muy importante que procede de la inseguridad y perplejidad con la que el Estado español ha afrontado desde hace mucho tiempo los desafíos que genera la sociedad moderna. No ha absorbido bien lo que significó la industrialización. No ha absorbido bien lo que significó la modernidad social, e incluso cultural.

El Estado español carece de musculatura para enfrentarse a problemas tan serios como la creación desde hace décadas de una narrativa independentista en Catalunya, aunque esté llena de errores históricos y mentiras. Puede codearse correctamente con otros países en el plano económico; o en el diplomático, y de manera excelente en el comercial, sin embargo, no es sensible a las nuevas corrientes de la historia, la antropología, la filosofía, la crítica textual o el cine. En eso el Estado es responsable, ya que no ha apoyado la cultura. España no es un Estado fallido, pero sí es un Estado que falla mucho a la hora de tomar decisiones que afectan al conjunto de la sociedad.

Ser autoritario o intolerante no significa que seas fuerte.

No, nunca lo ha sido. Está la célebre distinción entre la auctóritas y la potestas que marca la naturaleza de la cultura del poder desde el Imperio Romano, incluso desde antes, en la época helenística tras Alejandro Magno. La indecisión, el no tener claras las ideas, genera ofuscación y opacidad en las decisiones. Eso se subsana con golpes de aparente autoridad que crean una imagen autoritaria que muchas veces no resuelve nada, al contrario, la empeora.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto