estamos pensando...

Así se calentó la caldera del independentismo

La campaña de agitación del PP contra el Estatut, que despertó el fantasma del anticatalanismo, y la sentencia del TC de 2010 alimentaron el clamor separatista

2017-10-08 23:18:22

Por su parte, el 'procés' ha ido radicalizando un perfil insurrecto y contrario a cualquier concesión

Mientras, el Gobierno central y la Generalitat nunca han debatido a fondo posibles soluciones

Ángel Munárriz  infoLibre, 8/10/2017

Un mosso d'Esquadra hace guardia al lado de un cartel a favor de la independencia en las Ramblas, en Barcelona. EP

 

La crisis política catalana ha alcanzado dimensiones inéditas. El Govern (Junts Pel Sí) ha posado el dedo sobre el botón de la declaración de independencia, lo que culminaría su espiral de desobediencia. El Gobierno (PP) declina la solicitud de mediación o diálogo de Carles Puigdemont, que a su vez rechaza abandonar la idea de independizar ya a Cataluña como requisito previo a cualquier diálogo. La pretensión de Puigdemont de declarar independiente a Cataluña se basa en los resultados de un referéndum que se celebró desobedeciendo al Tribunal Constitucional y sin garantías democráticas.

El Govern pretende sacar a Cataluña de España sin reconocimiento internacional, con una mayoría en el Parlament de 72 diputados de un total de 135, lograda a pesar de que los independentistas –PDeCat y ERC, agrupados en Junts Pel Sí, y las CUP– cosecharon menos del 50% de los votos en 2015. Incluso en el bloque independentista hay dudas. Pero de momento sigue adelante. Un brusco frenazo podría derivar en la insatisfacción de amplios sectores de la población movilizados en la calle. A la dinámica de desobediencia institucional la acompaña ya otra de rebeldía social.

Las opciones en caso de independencia incluyen la suspensión de competencias autonómicas y la inhabilitación de autoridades por la vía del artículo 155 de la Constitución. La gran banca catalana marca distancias con medidas como el traslado de sus sedes sociales. El debate público y los espacios de expresión popular como las redes sociales se inundan de mensajes de odio y miedo. Resulta inquietante el paralelismo con la insurrección del Govern de Lluis Companys contra la República en 1934, también en octubre, que entonces acabó con decenas de muertos. A estas alturas hay pocos escenarios descartados en la Cataluña de 2017. ¿Es inconcebible que acaben detenidos Puigdemont y Oriol Junqueras? ¿Lo es un despliegue militar en Cataluña? ¿Hasta dónde puede llegar la tensión entre la policía y los mossos? ¿Ha despertado el procés los fantasmas seculares del cainismo y la revancha? Medios de comunicación y responsables políticos de todo el mundo miran a España con preocupación.

Los fenómenos sociopolíticos complejos tienen causas aún más complejas, que van desde las tocantes a la psicología de masas hasta las puramente económicas. Es imposible obviar que Cataluña, como toda España, ha sufrido las consecuencias de la crisis, que ha deteriorado las condiciones y expectativas económicas de la mayoría. En lo puramente político, desde el ámbito independentista –o partidario del "derecho a decidir"– se acusa al Gobierno y al PP de haber ignorado, menospreciado e incluso humillado a Cataluña, de haber agitado el anticatalanismo para fortalecerse en el resto de España. Como respuesta, el nacionalismo catalán es acusado de vivir en una obsesiva espiral de victimismo y sobrerreacción, en base a una imagen caricaturizada de España, alimentada desde los medios de comunicación públicos e incluso desde la enseñanza.

Al margen de causas profundas o estructurales, es fácil reconocer en el pasado reciente hitos políticos específicos que han ido modelando el proceso. Un paso tras otro, nada parece haber contribuido a la distensión desde hace ya más de diez años.

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

—¿Nos hacemos unas vacaciones pagadas, alcalde? —Vale, Héctor, a Cataluña. Me han hablado de una colección Bassat. —Que venga el gerente de Lienzo Norte y entre los tres seleccionamos las obras.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto