estamos pensando...

42 años después de la muerte de Franco

Lo que queda del franquismo.

2017-11-20 00:50:20

Ángel Munárriz InfoLibre,  19/11/2017 

Fotografía de archivo del interior de la basílica del Valle de los Caídos. EFE

El año que viene se cumplirán 40 años de la aprobación en referéndum de la Constitución. 40 años. Media vida humana, pero apenas la primera infancia de una democracia. España se incorporó tarde a la libertad, tras casi cuatro décadas de una dictadura fundada sobre la brutal interrupción de la experiencia republicana. Hoy es una democracia joven integrada en la Unión Europea, plenamente reconocida, cuyo funcionamiento se basa en un sistema equilibrado de poderes formalmente independientes sujetos a escrutinio público y crítica libre. Garantías, derechos, libertades, voto. Está todo. Las disfunciones del sistema son múltiples e inocultables: de la incapacidad constante para atender derechos recogidos en la Constitución –vivienda digna, trabajo– a la corrupción, pasando por las injerencias del poder político –y del económico– en el resto de poderes del Estado. Pero el propio sistema prevé los mecanismos para detectar y corregir estas averías. Una democracia.

Y, sin embargo, la sombra del franquismo es pegajosa. Los cronistas extranjeros incorporan el franquismo a sus crónicas casi como un elemento de contexto sin el que fuera imposible entender a fondo los hechos, sobre todo en relación a la crisis política en Cataluña. El independentismo catalán y Podemos, tercera fuerza política española, presentan con frecuencia los males de España como producto de un ADN franquista que condicionaría su naturaleza, desde la cabeza del Estado –el rey– hasta su política internacional –las bases estadounidenses en suelo español–, por mencionar dos grandes ámbitos políticos.

Este lunes, 20-N, se cumplen 42 años de la muerte del dictador. ¿Queda algo de aquel régimen suyo? infoLibre ha buscado respuestas desde los puntos de vista historiográfico, sociológico, politológico, jurídico, religioso, educativo... Sobresalen varias conclusiones. No hay nada, según los analistas, estructuralmente franquista en España, ni siquiera por herencia. Ni en la sociedad ni en la política. Pero sí resabios, tics, puertas cerradas, líneas rojas, tabúes. Leyes hasta ahora intocables, como la de amnistía. Superado el franquismo, sus proyecciones sí son observables en diversos ámbitos de la vida pública, fundamentalmente dos: las dificultades para el reconocimiento de las víctimas de la dictadura y los privilegios de la Iglesia católica, de raíz nítidamente predemocrática. Se multiplican además las alertas ante la emergencia de un nacionalismo español excluyente teñido de autoritarismo, que ha encontrado un catalizador en la crisis catalana.

Hay una coincidencia generalizada en el diagnóstico sobre el fracaso de España a la hora de dignificar la memoria de los represaliados por el franquismo. Los asesinados llevan ya más años enterrados en fosas comunes en democracia que en dictadura. Pero hay más aspectos cuestionables: el rol privilegiado de la Iglesia, el uso beligerante de la simbología nacional, la resistencia a completar la modernización de instituciones básicas... La politóloga Paloma Aguilar advierte además, al hilo del conflicto catalán, de una "obsesión por el orden público" del Gobierno (PP).

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto