estamos pensando...

Las normas fiscales favorables a las grandes empresas les permiten pagar en impuestos sólo el 7,3% de sus beneficios

Las bonificaciones y la deducción de las pérdidas de años anteriores rebajaron en 2015 la factura que abonan estas compañías a las arcas públicas, según los datos publicados por la Agencia Tributaria este lunes.

2017-11-22 09:46:36

Aunque el tipo oficial del impuesto de sociedades era del 28% ese año, los grandes grupos abonaron sólo un 7,3% de media

Gestha denuncia que los ingresos de ese tributo son bajos con respecto a las previsiones del Gobierno, e incluso el propio Montoro alertó a principios de año de la escasa tributación de las grandes empresas

Daniel Ríos, infoLibre,  02/08/2017

El presidente de Repsol, Antonio Brufau.E.P.

 

El tipo nominal del impuesto de sociedades en España es del 25%, pero no es ningún secreto que el porcentaje real de sus beneficios que abonan las grandes empresas a la Hacienda pública es mucho menor. En 2015 –cuando el tipo nominal del tributo se situaba en el 28%–, las grandes compañías únicamente pagaron el 7,3% de sus ganancias al Estado –apenas dos décimas más que en el año anterior– gracias a las deducciones y bonificaciones a las que se acogieron y también a la posibilidad que aprovecharon de compensar pérdidas de años anteriores con los beneficios más recientes.

El dato lo ofreció el lunes la Agencia Tributaria en su Informe Anual de Recaudación Tributaria. Tal y como refleja este documento, en los últimos cinco años de los que se tienen datos consolidados se ha incrementado de manera sostenida el porcentaje de beneficios que las grandes empresas ingresan en las arcas públicas, que llegó a su punto más bajo en 2011, cuando estas compañías únicamente pagaron el 3,8% de sus ganancias. No obstante, el 7,3% de 2015 sigue aún lejos del 9,9% que pagaron las grandes empresas en el año 2007, y está aún a más distancia del 12,2% de sus beneficios que abonaron las pymes en 2015.


Sea como fuere, el porcentaje real que estas grandes compañías abonan en concepto de impuesto de sociedades está muy lejos del tipo nominal del tributo. Y ello se debe, fundamentalmente, a dos motivos: las exenciones y ventajas fiscales que la ley ofrece a las empresas para evitar cumplir una parte de sus obligaciones tributarias y las pérdidas que muchas sociedades registraron en los últimos años a raíz de la crisis económica,unas pérdidas que ahora están "compensando" deduciéndolas de su factura final a pagar, según explica José María Mollinedo, portavoz del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha).


"Es evidente que son las grandes empresas las que usan en mayor medida los beneficios fiscales, con mucha mayor profusión que las pymes", explica Mollinedo, que califica de "ligera mejora" el dato del 7,3% de sus beneficios pagados por las grandes compañías en comparación con los años anteriores, pero asegura que es "demasiado lenta" e insuficiente para cumplir objetivos como la meta de déficit impuesta por la UE. "En los Presupuestos Generales del Estado, la principal desviación entre las previsiones y lo que se ha ingresado realmente se ha producido precisamente en el impuesto de sociedades", apunta.

Y es que la gama de deducciones y exenciones a las que pueden acogerse las compañías es bastante amplia. Los "grupos empresariales" –la denominación con los que son identificados en el informe de Hacienda los conglomerados en los que normalmente suelen estructurarse las grandes corporaciones– se benefician de deducciones basadas en conceptos tan diferentes como la doble imposición, el deterioro del valor de las participaciones de la empresa en fondos propios, las reinversiones, la inversión en i+D o los donativos a entidades sin ánimo de lucro. Mollinedo, a este respecto, hace hincapié en los beneficios fiscales que aprovechan las grandes empresas a la hora de abordar fusiones, un tipo de operaciones que habitualmente no ejecutan las pymes.

Pero los grandes grupos societarios no sólo utilizan las exenciones, deducciones y bonificaciones para pagar menos en concepto de impuesto de sociedades. Los llamados créditos fiscales son otra herramienta muy útil cuando se trata de reducir la factura a abonar. Básicamente, se trata de una opción que permite a las compañías "compensar" las pérdidas de años anteriores tributando menos o incluso sin tributar por los beneficios del ejercicio en cuestión, explica Mollinedo. "La opción de deducirse pérdidas anteriores no tiene caducidad, así que una empresa podría compensar pérdidas de hace 30 o 50 años", ilustra el técnico de Hacienda.

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto