estamos pensando...

Madrid, kilómetro 0

Atocha, Cielo, Gato… Una treintena de autores ofrecen un singular GPS para moverse por la capital española y su literatura

2017-11-27 01:40:33

Babelia, 24 NOV 2017

Ilustración de Eva Vázquez.

Atocha

Una de las puertas de entrada a Madrid, asociada a mis lecturas de Galdós y su descripción de los mendigos que pululaban a las puertas de las iglesias del barrio. Miseria, dinero y piedad. El término Atocha también evoca las ilusiones de los emigrantes que llegan del sur. Una mala mañana, el significado de la palabra estalla y se rompe en pedazos. Los trágicos atentados de marzo de 2004 han solapado las lecturas anteriores, los referentes literarios. Atocha se dice igual, pero no significa lo mismo… Y, de pronto, el sonido de una canción comienza a acompañarme mientras escribo la palabra. Es una canción de Sabina: “A mitad de camino entre el infierno y el cielo, yo me bajo en Atocha, yo me quedo en Madrid”. MANUEL GUTIÉRREZ ARAGÓN (cineasta)

Barcelona

Al contrario que para los políticos, para cualquier editor Madrid es la prolongación natural de Barcelona. Y viceversa. Para un barcelonés de nuestro gremio —o para una barcelonesa de Brasil como yo— Madrid es muchas cosas (autores, medios…), y una de las más divertidas, la Feria del Libro. El Retiro es una fiesta a la que no faltamos. En Barcelona no hay feria. Está el Día de Sant Jordi (que es otra cosa). Y está, cada dos años, Liber (que no sabemos muy bien qué es). Por eso es natural que Madrid sea la invitada a la FIL, una feria muy distinta de la madrileña que se ha convertido en el punto de encuentro anual de América Latina. BEATRIZ DE MOURA (fundadora de Tusquets Editores)

Biblioteca Nacional

¿Quién no se ha sentado alguna vez a trabajar en la sala central de la Biblioteca Nacional? ¿Qué filólogo no se ha estremecido cuando consultaba por vez primera el fondo antiguo? Cuando se suben los peldaños de su escalinata, presidida por nuestros dos enciclopedistas medievales, san Isidoro y Alfonso X, se siente un extraño sobrecogimiento, casi como si se traspasara el umbral de un templo. Pero, como le sucede a todo templo verdadero, lo que en realidad caracteriza a la Biblioteca Nacional es ser un lugar abierto. Las espléndidas exposiciones o la magnífica Biblioteca Digital simbolizan por qué congrega, presencial o digitalmente, a gentes de todas partes. Quizá no sea casual que el templo al saber sin fronteras se erija en Madrid, una ciudad abierta. INÉS FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ (filóloga y académica de la RAE)

Café Gijón

El Gran Café de Gijón, situado en el paseo de Recoletos, 21, desde el año 1888, conserva la memoria de todos los artistas y escritores que, recién llegados a Madrid desde cualquier punto de España, lo utilizaron como obligada puerta de entrada de sus sueños de gloria. Entre sus clientes ávidos de fama los hubo mediocres y talentosos, pícaros, bohemios, sabios y discretos; unos lograron colocar su nombre en la historia del arte, del teatro y de la literatura española contemporánea; otros se perdieron en el anonimato o convirtieron el café Gijón en una forma de envejecer viendo pasar la vida por el ventanal, pero todos formaron parte de esa gabarra de náufragos soñadores y hoy en el ámbito del establecimiento, visitado por turistas, solo están sus fantasmas convertidos en humo de la memoria. MANUEL VICENT (escritor y periodista)

[Leer completo en elpais.com]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto