estamos pensando...

`Auschwitz´: Huellas del horror

La primera exposición itinerante sobre el campo de concentración y exterminio reúne en Madrid 600 piezas originales para recorrer la historia del Holocausto

2017-12-02 11:32:08

Clara Morales. infoLibre, 30/11/2017

Zapato y calcetín de niño, colección del Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau. Pawel Sawicki © Auschwitz-Birkenau State Museum - Musealia

"Recuerdo sus botas, los ojos me caían más o menos a esa altura. Unas botas negras relucientes". Así recordaba Irene Hizme su llegada al campo de concentración y exterminio de Auschwitz en 1943, cuando tenía solo seis años. Era la primera vez que veía a Josef Mengele, el médico del campo que la mediría, pesaría y torturaría durante toda su estancia en el campo, junto a su hermano gemelo Rene. Sus palabras golpean ahora desde los muros de la exposición Awschwitz, en el Centro de Exposiciones Arte Canal de Madrid (del 1 de diciembre al 17 de junio) . Es la primera muestra itinerante que refleja la historia del campo a partir de su colección —junto a la de una veintena de instituciones y particulares— y recorrerá 14 ciudades de Europa y Estados Unidos a lo largo de los próximos 7 años. En Madrid, al pie de las palabras de Hizme, unas botas negras de las SS. 

La niña de seis años que llegó al campo nazi, construido durante la ocupación de Polonia, después de haber pasado ya por el gueto de Theresienstadt sobrevivió. Sobrevivió también su hermano, con el que se encontró de nuevo en 1950. Son dos de las 200.000 excepciones a la destrucción nazi que se cobró, solo en Auschwitz, 1.100.000 vidas, sobre todo de judíos (1.000.000), polacos no judíos (más de 70.000), romaníes (21.000), prisioneros de guerra soviéticos (14.000), y otros colectivos, como Testigos de Jehová, "asociales" y homosexuales (más de 10.000). Más de dos millones de personas visitaron el Museo Estatal de Aschwitz-Birkenau en 2016 para recordar el horror que se escondía tras ese "Arbeit macht frei". El propósito de la muestra es llegar a todos aquellos que no podrán hacerlo. 

Cuando los responsables del museo de Auschwitz recibieron la propuesta de una exposición itinerante, formulada además por una empresa de España, un país lejano a priori de la historia de los campos de exterminio, no estaban muy convencidos. Quien se encargó de conseguirlo fue Luis Ferreiro, el director de la muestra y el responsable de Musealia, la empresa que levantó la muestra sobre el Titanic el pasado año. Tras la muerte de su hermano menor, se acercó a El hombre en busca de sentido, las memorias de Viktor Frankl, psiquiatra y superviviente de los campos, y a partir de ahí se acercó a la barbarie. El proyecto lleva en marcha desde 2009 y ha conseguido el apoyo del centro polaco, pero también de otros como el Museo del Holocausto de Estados Unidos o el Yad Vashem de Jerusalén. En Madrid duermen ya 600 objetos testigos de la Shoah. 

Ferreiro remeda aquello que le contó Piotr Cywiński, director del museo de Auschwitz, la primera vez que visitó el campo. "¿Veis aquel reflejo blanco?", preguntó al grupo. A unos 60 metros de allí relucían unas motas que parecían algún tipo de flor. "Son huesos", les dijo. Huesos que habían salido de los crematorios y habían sido ocultados en la tierra, y que ahora la tierra devolvía. "Si algo es Auschwitz", dice Ferreiro, "es un grito que surge de las entrañas de la tierra, y es un grito de advertencia. Ya está en nuestra mano si queremos escucharlo o no. Por eso hacemos esta exposición". El subtítulo de la muestra da fe de esta voluntad: "No hace mucho. No muy lejos". Los objetos —maletas, gafas, uniformes completos, correspondencia— son ya "pruebas, y a medida que vayan falleciendo los supervivientes, son las únicas voces vivas que nos quedan".

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

Éxitos musicales del 2017: Nº 1 Fonsi Nieto: “Despacito, tren Ávila-Madrid”, Nº 2: Malú, “Invisible, museo del Prado en Ávila”.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto