estamos pensando...

En la plaza

Luis García Montero

2015-02-01 14:24:23

Luis García Montero, infoLibre.es,  31/01/2015 

"Hermoso, hermosamente humilde y confiante, vivificador y profundo, sentirse bajo el sol, entre los demás, impelido, llevado, conducido, mezclado, rumorosamente arrastrado..."

Así comienza En la plaza, uno de los poemas más conocidos de Vicente Aleixandre. Pertenece al libro Historia del corazón (1954) y habla de las sensaciones vitales, los sentimientos y la significación intelectual de un recuerdo. Aleixandre quiso revivir su inmersión con Luis Cernuda en la gran corriente humana que llenó la Puerta del Sol en abril de 1931.

La convocatoria de Podemos en Madrid simboliza una voluntad individual y colectiva similar. Devuelve a la gente la ilusión de su protagonismo. Bajo el sol común de la plaza, se produce el hermanamiento y el reconocimiento, un hermoso olor a existencia.

Se trata de una ocasión importante para Podemos y para la democracia española. Como los ojos de Aleixandre, los míos no se quedan en los márgenes y contemplo la marcha hacia la plaza del 15-M desde varias perspectivas. El balcón, las escaleras, las esquinas, el brazo del amigo, los pies, todo está ahí. La movilización me dice:

1-. A los participantes del 15-M se les reprochó desde la soberbia del poder político que eran simple desorden, incapaces de formar un partido para intervenir en unas elecciones. La gente ha reaccionado con un impulso nuevo, participa en política, y las élites han pasado de la soberbia del todo atado y bien atado a la preocupación sobre lo que pueda suceder. Se anuncian catástrofes, se adelantan elecciones, se piensa en grandes coaliciones de mandarines, se provocan cambios generacionales, se buscan estrategias oportunas para que todo siga casi igual después de modificar algunas cosas superficiales...

2-. Podemos, como partido, completa un proceso iniciado con sus mítines en Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia. Se trata de pasar de las realidades virtuales y los platós de televisión a la calle. Del “me gusta”, el twitter y el animoso o airado comentario digital, se pasa a la voluntad ciudadana de estar, de hacerse carne y hueso, olor y presencia física: el camino de las urnas.

3.- Sí, es el protagonismo de los ciudadanos. Aunque la intención de enmascarar una condición de partido ya organizado siga siendo cuestión de pura táctica, Podemos acierta al insistir una y otra vez en el protagonismo de la gente. Con manos libres, cuando no se depende de las exigencias de las élites o de los aparatos tradicionales, es posible hacer sociología, oír a la sociedad, interpretarla, representarla. Y la gente, en España, como en el poema de Aleixandre, necesita reconocerse, redescubrirse.

La soberanía popular y la figura del ciudadano han sido borradas en estos años o convertidas en pura formalidad. La impotencia política del Parlamento, al servicio de los bancos y las grandes empresas más que de la gente, fue acompañada con la transformación de los españoles en extranjeros en su propio país. Entre la gente y los servicios públicos, la policía o las decisiones políticas, se ha levantado una valla repleta de concertinas para que las personas se corten las manos cada vez que han querido reclamar sus derechos o acercarse a una voluntad.

La emigración de los años 70 enseñó al capitalismo europeo que un obrero no nativo es mucho más útil para sus negocios: no consolida derechos, no participa de la historia nacional, no puede meterse en política o en luchas sindicales, se le usa y se le tira según convenga... Las directrices europeas y las medidas gubernamentales han intentado convertirnos a todos en emigrantes, extranjeros en nuestro propio país.

Por eso es importante reconocerse, sentirse, recuperar el cuerpo, como paso imprescindible para saber desde dónde se piensa, qué lugar se ocupa al hablar, qué mano vota.

La participación ha sido notable. Más allá de la guerra de cifras, la participación resultó un éxito porque a la gente se le ha permitido reconocerse en la plaza y eso era un paso simbólico decisivo en el proceso de Podemos. Dice el poema de Aleixandre que reconocerse significa estar dentro, pero sin perder la conciencia de uno mismo.

En las banderas republicanas, en las protestas cívicas contra la desigualdad y la injusticia social, ayer estuvo en la Puerta del Sol, junto a lo nuevo, una historia que viene de lejos. Ojalá haya suerte esta vez.

[Ver en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto