estamos pensando...

El delírium tremens de Wert

El delírium tremens de Wert (o la universidad esquilmada)

2015-02-13 18:32:13

Javier Pérez Bazo, infoLibre,  09/02/2015

Catedrático universitario, hispanista, autor de un buen puñado de libros, crítico y escritor desde edad temprana, presunto lector atento... Aun así, los gobernantes de la España de hoy que ellos mismos se inventan, me toman por un imbécil desmemoriado, torpe en el aliño del pensar e iletrado irredento. Porque pretenden que comprenda lo incomprensible, comulgue con las ruedas aborrecibles de su molino antisocial y aplauda las mentiras como puños de su mezquindad. Están asolando con saña y alevosía cuanto encuentran levantado. A los muros universitarios españoles, si un tiempo fuertes ya desmoronados, como diría Quevedo, les cuesta aguantar la agonía y, por si fuera poco, han vuelto a sufrir el acoso abyecto del ministro del ramo.

Pero antes de abundar en esto, empecemos con un mal menor de políticos sobrevenidos. El profesor Monedero ha cambiado la tarima por el griterío para clamar honestidades mientras camufla casi un medio millón de euros de ultramar en el fondo de su mochila. Cuando menos ofende al intelecto de sus colegas, pues sabemos que el régimen de dedicación exclusiva, por él violentado, sólo puede quebrarse por expresa autorización administrativa. Lo demás son cuentos chinos. El colega Monedero, olvidadizo, obvió el trámite y ahora anda poniendo remiendos a la negligencia o a la estrategia del pícaro. Pero lo peor es que su jefe de filas, también doctorado en ciencias políticas, trate de disculparle… casta(mente). Flaco favor le hacen tales componendas a la institución universitaria. Recordemos, al paso, que la connotación despectiva y acusatoria que encierra el sustantivo "casta", tan en boga, la supera el vocablo "ralea". Así las cosas, mal está que ante estas actitudes se ensañen los portavoces de partidos, o incluso los colegas del inculpado, acudiendo a disquisiciones varias y comparaciones improcedentes. Porque con ello sólo contribuiremos a que crezca aún más el árbol que oculta el bosque, cuando lo importante es denunciar la salvaje desforestación que sufre la universidad pública española.

Resulta curioso que las tertulias televisivas y una señalada prensa cómplice gubernamental aireen esta indecencia del profesor Monedero coincidiendo precisamente con la reforma del cursus de la universidad, que anuncia el titular del Ministerio de Educación, anidada sin luz ni taquígrafos. De nuevo el ministro y su compañera, a la sazón secretaria de Estado, encarnan el rigor del dislate mediante la provocación y el sinsentido. Más allá de la necedad, han hecho de la estética del sabotaje y de la demolición su conducta en la gestión educativa (y de la cultura).

Uno de sus abundantes despropósitos ha sido esquilmar nuestra universidad pública, destacada por sus centros de investigación y avances científicos, por la formación y competencia de sus docentes, algunos incorporados por oposición a facultades extranjeras, e incluso gracias a un alumnado viajero a través del Erasmus u otros programas, potenciados sobremanera durante la primera legislatura de Zapatero, reducidos ahora a mínimos en su temporalidad y financiación. La excelencia acaba con la precariedad galopante y los recortes enflaquecen la investigación y la ciencia; la igualdad de oportunidades desaparece con la reducción drástica de las becas y el escandaloso incremento de las tasas universitarias; se arruina el futuro de España condenando a legiones de licenciados a la "movilidad exterior", ese injurioso eufemismo de la ministra Ibáñez para maquillar la diáspora juvenil… Cualquier día se quedará tan ancha repitiendo aquel "que inventen ellos", del Unamuno más desafortunado. En definitiva, de tres años a esta parte es un hecho difícilmente reparable el derrumbe de la educación superior, sólido pilar del estado del bienestar y de futuro. Y, por si fuera poco, el ministro y sus voceros nos creen idiotas justificando su política con los argumentos de la idiotez.

------------------------------------------------------------------------------------------
Javier Pérez Bazo es catedrático de Literatura en la Universidad de Toulouse - Jean Jaurès.
Escritor. Fue Consejero de Educación de la Embajada de España en París (2004-2008) y
Director del Instituto Cervantes de Budapest (2008-2012)

 

[Leer completo en infolibre.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto