estamos pensando...

La Piedra Oscura

La Piedra Oscura en el teatro María Guerrero
 

2015-02-18 23:33:36

La piedra oscura.

Una celda de un hospital militar en Santander en plena Guerra Civil. Dos personajes. Uno de ellos va a morir al amanecer, el otro es el carcelero. En esa larga noche todo y nada puede suceder. Con el rumor del mar de fondo, parecen escucharse los versos de un tercer personaje ausente: Federico García Lorca.

El prisionero, Rafael Rodríguez Rapún, el amante de Federico ya asesinado, irá desgranando en esas últimas horas todo un alegato de amor y desesperanza. La fuerza poderosa del nombre, de la identidad que se reafirma ante la posibilidad de desaparecer, de intuir que no llegará a ver la luz del nuevo día.

Para el soldado que le custodia también será una noche larga. Un niño que durante esas horas crecerá hasta hacerse adulto, hasta dejar de entender el protocolo de una guerra sin sentido, hasta tener que perdonar para redimirse del creciente sentimiento de culpa. El monólogo en el comienzo de la obra representa magistralmente el alma rota de Sebastián [mi nombre es Sebastián, confesará al final]  los oscuros sueños, sin palabras, donde la voz de la madre muerta en los bombardeos se enmascara tras el estruendo de los platillos de la banda de música a la que pertenece, golpes que vuelven una y otra vez como las olas, música de fondo portentosa, sin concesiones.

La obra se sustenta en un texto de Alberto Conejero, que desborda emoción contenida; en una inteligente y sensible dirección del argentino Pablo Messiez que sabe dar profundidad con los mínimos elementos imprescindibles,  y especialmente en los dos magníficos actores: Daniel Grao, en el papel de Rafael, y Nacho Sánchez en el de Sebastián. Pero la obra se apoya además en la sugerencia del nombre, en la obra misteriosa de Lorca, inexistente, o quizá perdida, metáfora de la vida de tantos hombres que, como Rafael, fueron condenados a una muerte sin juicio previo.

Después de tanto entretenimiento banal, una obra crítica e intensa. Una obra que nos habla de nosotros, de nuestra historia reciente, esa que tenemos el derecho a no olvidar.

El joven actor Nacho Sánchez, nacido en Ávila, debuta en esta obra de forma deslumbrante, incluso para los que ya lo conocíamos en sus inicios, en el IES Isabel de Castilla, dentro del grupo de teatro que ha girado en torno a  Pilar Rodríguez, su alma matermatea.

El éxito de La piedra oscura, en el Teatro María Guerrero de Madrid, ha hecho que el Centro Dramático Nacional reponga la obra del 18 de septiembre al 19 de octubre. Una nueva ocasión para poder ver esta obra que, hasta la fecha, ha agotado las entradas.

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto