estamos pensando...

Panda Bear

Panda Bear: “Quiero que quien escuche este disco no se quede con una sensación de derrota”.

2015-02-18 23:35:06

El quinto álbum en solitario del líder de Animal Collective reflexiona sobre la construcción y la disolución de la personalidad.

Instalado en Lisboa desde hace una década, Noah Lennox es uno de los músicos más influyentes de nuestro tiempo.

Luis J. Menéndez, eldiario.es, 17/02/2015

Panda Bear / FACEBOOK OFICIAL

Aunque su popularidad y trascendencia no sea comparable, Animal Collective -y por extensión el más influyente de los cuatro componentes del grupo, Panda Bear- son a nuestro tiempo lo que The Beatles en su día o Radiohead al suyo: la banda que define los instrumentos y también las herramientas industriales con las que abrirse camino hacia nuevos territorios en el terreno de la música popular.

Con el sampler como principal argumento, Panda Bear ha recuperado la psicodelia, reivindicado el tribalismo y popularizado el único movimiento relevante que la música culta ha aportado en las últimas décadas, el minimalismo. Además, Noah Lennox y sus compañeros encabezan un panorama musical compuesto por francotiradores poco dispuestos a hacer concesiones y sostenidos por una pequeña base de fans diseminada por todo el mundo. Es la generación postinternet, ajena a los dictados de la industria y para la que una cita a Myspace (tal y como ocurre en esta entrevista) supone remontarse a algo así como la prehistoria.

Panda Bear lleva más de una década entregado a esta suerte de “do it yourself” en parte buscado y en inevitable, para ir completando una discografía esencial a la hora de analizar las formas del pop contemporáneo. Y el último movimiento se titula Panda Bear Meets the Grim Reaper, en el que vuelve a reclutar a Pete Kember (Sonic Boom) como colaborador necesario y parece más obsesionado que nunca porque el discurso musical no se lleve por delante sus palabras.

Te he escuchado decir a propósito de Panda Bear Meets the Grim Reaper que este disco completa una trilogía que arrancó con Person Pitch (2007) y continuó Tomboy (2011), pero que no fuiste consciente de ello hasta que estuvo terminado.

Sí, al principio no tenía en mente que este disco formara un arco argumental con los dos anteriores, pero una vez terminado me parece que de alguna forma cierra un capítulo. No te puedo decir hasta qué punto tiene sentido, pero ahora mismo así es como lo siento.

Comentabas también que, en esencia, este disco gira sobre la idea de redescubrir las cosas importantes.

Hummmm, no estoy del todo seguro de a qué me refería… Uno de los motivos por los que creo que se cierra un capítulo es porque en el disco vuelvo a construir las canciones a partir de samples, algo que no había hecho en los últimos siete u ocho años. Aunque la manera de usar esos samples ha sido muy diferente en esta ocasión: en Person Pitch el MPC condicionaba el tipo de sonido, mientras que en este disco trabajé con el ordenador con lo que las posibilidades se multiplican.

Estuviste grabando durante un mes y los ocho restantes los empleaste en mezclar el disco, un proceso bastante complejo. ¿Cuál fue la vinculación de Sonic Boom (Pete Kember), que junto a ti coproduce el disco, durante ese tiempo?

Escribí las canciones durante aproximadamente dos años hasta el pasado mes de enero. Después nos fuimos los dos a un estudio aquí, en Lisboa, y después, desde enero hasta el otoño trabajamos codo con codo.

¿Recuerdas cuándo y cómo le conociste?

Lo conocí a través de Myspace, ¿te acuerdas de Myspace? Nunca he sido un tipo muy de redes sociales, pero sí que tuve mi página de Myspace. Sería allá por el 2005 o el 2006. O tal vez más tarde porque ya había publicado Person Pitch… El caso es que Pete había escuchado el disco en una fiesta y le gustó. Luego se fijó en que en los créditos yo mencionaba a Spacemen 3 como una de las bandas que había influido aquel disco, así que me escribió vía Myspace diciendo que teníamos que hacer un concierto juntos, algo que por cierto nunca hemos llegado a concretar. Pasó el tiempo, y grabé las canciones de Tomboy. Suelo implicar a otra persona en mis discos porque llega un momento en que pierdo la capacidad de ser objetivo con las canciones, así que le plantee si quería participar de la mezcla: siendo un gran fan de su música esa era también una forma de desarrollar nuestra relación. Y lo hizo. En realidad no coincidí en una habitación con él hasta el último día de la mezcla, antes habíamos estado trabajando tres meses por email.

Musicalmente parecéis la pareja perfecta, dos generaciones diferentes unida por una sensibilidad muy especial y fantasiosa para el tratamiento del sonido. Sin embargo Pete tiene fama de ser un tipo difícil. Teniendo en cuenta esto y también que él es un mito del rock underground desde los 80, ¿no estabas un poco intimidado al principio?

No, mentiría si dijera que lo estaba. Desde el primer momento él se ha mostrado siempre muy educado y apasionado con mi música.

[Leer completo en eldiario.es]

Comentarios

Escribe tu comentario

Su Comentario

Su Nombre

humor.corto

–Mira, papá, ¿qué es eso que hay en el suelo? –¡Cuidado! No te acerques que es peligroso. Es un libro.

>
Concurso de Micrrorrelatos Avilabierta

Lo último que hemos colgado

¿Quiénes somos? - Saliendo al paso - Aviso para navegantes - Contacto